Besos en versos

El beso es un verso con saliva en el poema de la pasión. Esta actividad de la intimidad ejercita una treintena de músculos faciales, moviliza secreciones hormonales de afectuosa eficacia analgésica, activa la circulación sanguínea, regula el sistema cardiovascular y controla el colesterol. La fusión de los labios -cien veces más sensibles que los dedos- y de las mucosas suscita una gran excitación por su delicadeza nerviosa. Succionar la lengua sacude las glándulas situadas debajo del órgano gustativo, que expulsan una viscosidad muy dulce y desinfectante. Besar disminuye el ácido causante de la caries o la placa dental. Tocar el paladar relaja la mente y convoca a las neuronas del placer.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario