Consolidar el empleo cuesta mucho trabajo

Concertación social canaria. / El guiño

Interpretar, para explicar, la situación del empleo en Canarias cuesta mucho trabajo. Cuando los datos son positivos faltan medallas. Ante los negativos sobran excusas y dardos. Objetivamente, la novena legislatura autonómica comenzó con 336.500 personas paradas y una tasa del 30,3% (EPA del segundo trimestre de 2015), solo por detrás de Andalucía (30,9%) y la ciudad autónoma de Melilla (36%). El número de ocupados estaba en 774.200, el 61,87% de la población activa. Cuatro años después, el desempleo ha retrocedido hasta el 19,99% (cuarto trimestre de 2018). En marzo de 2019, la cifra de parados registrados en las oficinas de empleo se redujo en 231 personas, con lo que queda en 209.235 demandantes (3.255.084 en el conjunto nacional). En este periodo se batió el récord de afiliación a la Seguridad Social desde que existen estadísticas: 803.010 (variable de 2018), superior a la de noviembre de 2007, antes de la recesión (802.700). La cantidad de extranjeros inscritos rebasó en 14.386 a la que había al estallar la crisis económica: 96.352, frente a las 81.966 de 2009. En esa senda, el BBVA sitúa a Canarias como la segunda región en la que más crezca el empleo en 2019 y 2020.

En su balance, el Gobierno de Fernando Clavijo (CC) señala la evolución del empleo como el principal indicador de la mejoría económica experimentada en los últimos tiempos y fija el listón por debajo de los 200.000 parados. Aun así, el PSOE abronca al Ejecutivo por haber “dejado de liderar el crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social para pasar a ser la octava comunidad autónoma” desde la ruptura del pacto, en diciembre de 2016. El candidato socialista a la presidencia, Ángel Víctor Torres, compara los resultados de la gestión de Patricia Hernández con los de Cristina Valido: “Hay una evidente e importante ralentización del mercado laboral canario, lo cual distancia a las familias de la recuperación. La afiliación crecía a ritmos anuales de 40.000 personas y de un 4%”. En la refriega ha intervenido la ministra de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones, Magdalena Valerio. La sustituta de Fátima Báñez (PP) ha acusado a Clavijo de estar en un “contencioso permanente” contra Pedro Sánchez y garantiza la aprobación por el trámite de urgencia del Plan de Integral de Empleo de Canarias (PIEC). Incrédula, la consejera se frota los ojos y carraspea: “No puedo dar por sentado que llegará el PIEC, porque también confirmaron los 18 millones de euros de 2018 para combatir la pobreza y seguimos esperándolos”.

Asier Antona (PP) choca la cuchara contra el plato del potaje para llamar la atención: “Pedro Sánchez se ha convertido en un obstáculo para la contratación estable. Las bonificaciones (un 90% de la cuota empresarial para mayores de 45 años y jóvenes de 16 a 30 años, que ascendía al 100% entre las mujeres de sectores donde están subrepresentadas) no se aplica a los contratos celebrados desde el 1 de enero de 2019. Las erróneas políticas económicas socialistas son alarmantes”.

Los salarios raquíticos, la temporalidad, la precarización, el paro de larga duración y el déficit de formación son factores que definen al mercado laboral canario actual, en la radiografía que ha sacado el sindicato USO. Lejos del “triunfalismo que exhibe” el Ejecutivo de Clavijo, arguye, en 2018 había 61.000 parados más que en el segundo trimestre de 2008. “Lo peor”, auguró José Ramón Rodríguez, “son las perspectivas, porque las Islas caminan por la inercia del turismo y la economía de servicios, que está contribuyendo a precarizar el empleo”.

En enero, el director del Servicio Canario de Empleo (SCE), Sergio Alonso, detalló de que el 22,1% de los contratos firmados en Canarias en diciembre (14.110) duraban de uno y tres días, y el 10,9%, entre 8 y 30: “Es una sintomatología propia del final de cada año y de la estructura laboral de una economía de servicios, con empresas que necesitan cubrir necesidades puntuales para hacer frente a actividades de refuerzo propias de la temporada navideña”. Según un informe de Adecco, el salario bruto medio de Canarias llegó a su máximo histórico en el cuarto trimestre de 2018: 1.442 euros mensuales, inferior incluso a los 1.620,3 euros de 2012 en el índice del INE (a partir de la Encuesta de Población Activa). En 2017 era de 1.606,06 euros. Casi cuatro de cada diez canarios cobran menos de 1.230,9 euros brutos al mes. De un estudio del colectivo de técnicos de Hacienda (Gestha) se desprende que las mujeres perciben un 16,6% menos. Comisiones Obreras calcula que ellas tendrían que trabajar 53 días más al año para recibir lo mismo que sus compañeros masculinos.

Entre octubre y noviembre de 2016, 32 nuevos inspectores de trabajo velaron por que las empresas canarias, sobre todo las del sector de la hostelería y del comercio, no abusaran laboralmente de sus empleados. Patricia Hernández negó el afán recaudatorio: “Va contra la explotación laboral y la competencia desleal, y protege a los que tienen contratos de dos horas pero trabajan ocho”. En tres años (2016-18), la consejería y la Inspección de Trabajo y Seguridad Social afloraron 14.659 empleos. En octubre de 2018, Valido reunió a 16 inspectores desplazados desde otras comunidades para reforzar una campaña extraordinaria de supervisión de 1.280 empresas. Entre enero y septiembre se regularizaron 7.000 contratos, de los que 6.000 se transformaron en indefinidos. Otras 3.000 personas carecían de la documentación que acreditara una relación profesional legal.

La concertación social ha sido un acicate. En una sintonía de diálogo, Clavijo rubricó con los agentes sociales y económicos más representativos, el 25 de enero de 2018, los cuartos acuerdos. Tanto Hernández y Valido como los ayuntamientos se han implicado en el Programa de Empleo Social, cuyas inversiones canaliza la Fecam.

Para recuperar el talento que ha marchado al extranjero a trabajar o estudiar, se ha diseñado una herramienta de empleabilidad para construir un futuro en Canarias sobre los cimientos de la experiencia vital.

 

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario