“Creo en un periodismo de sentimientos”

En su libro Contra la neutralidad, Pascual Serrano reivindica el activismo periodístico a través de las experiencias de cinco legendarios reporteros pletóricos de “sentimientos y emociones”.

-¿Por qué el periodismo tiene mala prensa?

“Porque los grandes medios de comunicación actuales se quieren presentar como objetivos, neutrales, imparciales e inmaculados. Y, evidentemente, no lo son. Solo la selección de las noticias supone un sesgo inevitable. Al final, el periodista no puede aplicar ningún sentimiento, ningún posicionamiento, sino simplemente el de la línea editorial”.

-¿Cómo hay que contar lo que pasa?

“Con sentimiento y emoción”.

-¡Ya!

“Hay buenos y malos, valores y principios. Defiendo el ejercicio de un periodismo con mucho más contexto, con mucho más análisis”.

-¿Cuál es el predominante?

“El periodismo de cifras, de datos, el de la inmediatez y la brevedad”.

-¿Ese no sirve?

“No favorece la comprensión de la realidad del mundo”.

-¿Entonces?

“Confío en un periodismo activo que persiga la noticia, que analice e intérprete los hechos”.

-¿Para qué tanto rodeo?

“Para decir la verdad”.

-¿La verdad interesante o la interesada?

“Hablo de un periodismo que, además de un instrumento de información, sea una herramienta de pensamiento y de creación que ayude al hombre en su eterno combate por una vida más digna y menos injusta”.

-Según ese criterio, ¿la equidistancia es una injusticia?

“No existe el punto medio. El periodista debe ser valiente para comunicar sus principios sin temor a molestar”.

-¿Dónde está escrito eso?

“En la conciencia. Para escribir se necesita valor y para demostrar valor hace falta tener valores”.

-Sin valores…

“Más vale callar”.

-¿El silencio es rentable?

“Si evitas la mentira, sí”.

-¿Qué significa comprometernos con nuestro tiempo?

“Básicamente, implicarnos en los conflictos sociales”.

-¿Cómo?

“Con una decidida predisposición a explicar el mundo y con valor para tomar posición sobre los acontecimientos”.

-Si el corazón manda sobre el entendimiento sin un control racional de las emociones, ¿la sensatez no caerá presa de los sentimientos?

“Insisto: el compromiso, la honestidad, la veracidad y la rigurosidad informativa son la razón de ser del periodista”.

-Así que la imparcialidad es un mito…

“Las empresas se benefician de  la  falsa objetividad y los periodistas cumplen unas directrices”.

-No todos son profesionales de la manipulación…

“El miedo impide expresar unas ideas claras en el trabajo cotidiano”.

-No está el horno para bollos…

“Seguramente, no. Sin embargo, se puede mantener una posición  personal sin renegar de la profesionalidad”.

-¿El rigor se identifica con la pasión?

-“La intencionalidad es lícita y efectiva si está dominada por el rigor y la credibilidad. La pasión nos hace pensar y actuar”.

-¿El futuro está presente?

“La sobresaturación está creando un problema, que hay mucho ruido. El periodista ya no busca información, selecciona de entre toda la que le llega. La mecánica de la simplificación nos lleva a la desinformación. Habrá que profundizar para enterarnos de lo que ocurre”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario