“Creo que la política en sí no es viciosa”

Aurora del Rosario Vela, diputada del PP en el Parlamento de Canarias


Aurora del Rosario Vela, diputada del PP en el Parlamento de Canarias
Las relaciones de pareja en el entorno laboral son embarazosas si las emociones no congenian con las decisiones. Sin las adecuadas precauciones, podrían acabar como el rosario de la aurora. En el Parlamento canario se conocieron Aurora del Rosario y Asier Antona. Él es su jefe orgánico, pero en el ámbito doméstico probablemente mande ella.

-¿En qué andas metida?

“En tareas de empleo, básicamente”.

-¿El empleo da mucho trabajo?

“Ojalá diera más. El problema es que en Canarias no se está trabajando en materia de empleo”.

-¿Cuál es el secreto de la felicidad en esto de la política?

[Risa] “Una se mete en política porque le gusta y la hace feliz. Pero la verdad es que especialmente en estos tiempos está llena de sinsabores”.

-¿De qué madera están hechos los escaños del Parlamento?

“Son profundamente incómodos. No sé si será por mi barriga de embarazada [de su tercer hijo]; creo que no, porque llevo toda la legislatura… Pasamos ahí muchas horas incómodas y otras realmente apasionantes”.

-¿Qué es lo más reconfortante?

“Bueno, yo estoy en política por el afán de cambiar las cosas. Así es cómo interpreto ese tópico del servicio público. La rebeldía es lo que me ha llevado a la política. Yo también empecé con un megáfono en la mano. Lo más triste es que mucha gente ignore que para que exista democracia tiene que haber políticos. No olvidemos ese detalle”.

-¿Es posible que la democracia se haya convertido en democasta?

[Salta como impulsada por un resorte en un sofá de la salita de diputados] “¡Ay, no! A mí es que eso de la casta me parece clasista”.

-¿Recuerdas cuándo fue la última vez que dijiste “podemos”?

[Ríe] “Lo digo muy a menudo. Soy una persona muy positiva. No solo podemos, sino que también hablo de lo que hacemos”.

-¿Cómo se observa desde la posición del PP el fenómeno de Pablo Iglesias?

“Sorprendente. Cuando escucho a algún representante de Podemos en un debate me asusto, lo reconozco. Pero confío en que la gente sea lo suficientemente madura y que, más allá del castigo, aflore lo que nos une y no lo que nos separa. Cualquier movimiento que busque socavar el sistema para hacerse un hueco será negativo para todos. Hasta cierto punto, es un experimento de la universidad y de los medios de comunicación que se vuelve en contra”.

-¿No tiene nada positivo?

“Pues, que le gente se siente involucrada. Hasta ahí, vale. Lo que no comparto es la destrucción. Por cierto, Beppe Grillo [un cómico y político italiano que fundó el Movimiento 5 Estrellas] sonríe más que Pablo Iglesias”.

-¿Cuál es el mayor vicio de la política?

[Silencio reflexivo] “Cada político tendrá sus vicios. Yo, concretamente, como política, no considero que tenga vicios y creo, además, que la política en sí no es viciosa”.

-¿Cómo se concilia la vida familiar con esta actividad tan absorbente?

“Compatibilizar la vida personal con la profesional siempre es difícil. Lo que hay que hacer es asumirlo como una opción de vida, tanto la política como la maternidad”.

-¿Los pactos también son necesarios en casa?

“¡Hombre! Yo conocí a mi marido [Asier Antona, presidente del grupo y secretario general del PP canario] aquí, en el Parlamento. En la vida hay que transigir siempre, en todo. Deberíamos aprender a pactar incluso en la política”.

-¡Cómo está el patio!

“El patio del Parlamento me suena a salir [del pleno o de una comisión] porque te llaman por teléfono y… Es uno de los pocos rincones donde se respira de otro modo”.

-Allí están los pupitres y aquí el recreo…

[Risas] “Son muchas horas”.

-¿En qué se distraen?

“Bueno, trato de centrarme. Cuando hay asuntos en los que estoy absolutamente espesa, como si el cerebro se hubiese puesto un impermeable, abro el cuaderno y adelanto trabajo”.

-¿Se utilizan muletillas cuando se cojea de algo?

“Pido ayuda para que no se me note la cojera”.

-¿Qué no harías si fueras un hombre?

“Supongo que ir de macho por la vida, igual que tampoco me gusta ir de hembra. Lo que entiendo es que somos diferentes pero equivalentes. Sería una desgracia [sonríe]. Estoy muy contenta siendo mujer, pero tampoco lo pongo en valor constantemente para reivindicarme”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario