Cuarenta velas de democracia

Pío García Escudero, Ana Pastor y Carolina Darias. / Sergio Méndez

La ocasión la pintaban clara para que el Parlamento de Canarias desplegara la alfombra roja y abriera la puerta grande. Tres semanas después de la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía y otras tantas antes de la conmemoración del referéndum de 1978, como señaló el presidente del Senado, Pío García Escudero, las Cortes Generales y la Cámara regional celebraron ayer los cuarenta años de la Constitución en un acto solemne que ensalzó el valor del diálogo y el consenso en el marco de convivencia común, y puso a esta comunidad como un ejemplo frente al desafío separatista.

Al filo de las once de una lluviosa (a ratos) pero soleada mañana, la Mesa y la Junta de Portavoces, así como el Gobierno de Fernando Clavijo, recibieron a las delegaciones del Congreso de los Diputados y del Senado, encabezadas por Ana Pastor y García Escudero. Tras los saludos protocolarios, la presidenta de la Asamblea canaria y de turno de la Coprepa (parlamentos autonómicos), Carolina Darias, condujo a los invitados hasta el salón de plenos. Por el camino, se repartieron medallas, descubrieron una placa, firmaron en el libro de honor y rubricaron la declaración institucional.

Ya en el hemiciclo, la tercera autoridad del Estado presidió la sesión. En primer lugar cedió la palabra al jefe del Ejecutivo. Clavijo resaltó que más del 90% de los votos emitidos en las Islas aquel 6 de diciembre eran de apoyo a la Carta Magna. “Algunos cumpleaños llegan en momentos muy oportunos”, comentó. “Este aniversario redondo nos recuerda los principios y los valores políticos que han proporcionado a España el periodo más largo de democracia parlamentaria y libertades públicas en toda su historia. El proceso de descentralización política y administrativa contribuyó al fortalecimiento del régimen democrático. En el ambiente político que se respira ahora en España, presidido por el enfrentamiento, la crispación, la erosión institucional y el descrédito del diálogo político y de la política misma, repensar la Constitución de 1978, recuperar los valores y su impacto en la sociedad española no solo es un ejercicio recomendable, sino necesario”.

El mandatario isleño proclamó que la lealtad a la Constitución lo es a “unas reglas del juego limpio democrático”. Desde esa perspectiva, Clavijo manifestó que ese respeto “no procede de ningún temor a la discrepancia, a la diferencia de opciones, pareceres y opiniones, a la discrepancia razonada”. Al contrario, enfatizó, “el espacio democrático es donde las diferencias y las discrepancias cobran un auténtico valor político”.

A continuación, Darias dio voz al escrito conjunto: “Nuestra Constitución es una norma fundamental, imprescindible, para la convivencia democrática de los españoles, fruto de un amplio consenso, un ejemplo de diálogo y de generosidad, factores esenciales para iniciar una etapa de la historia de España; un modelo de integración complejo que supuso el punto de partida de la democracia y el cambio de rumbo político de nuestro país”. En el marco constitucional, verbalizó, “cabemos todos y todas tenemos algo que decir”. La del 78 “se configuró como una norma que diseñó nuestro modelo de Estado, organizó nuestras instituciones y se convirtió en la garante de nuestros derechos y de nuestro sistema de valores”. En la actualidad, apuntó, “afrontamos retos y desafíos que necesitan respuestas acordes a las demandas de la sociedad, porque, décadas después, la situación es muy diferente: las generaciones nacidas en la España constitucional tienen sus propias aportaciones y preocupaciones”.

En nombre de la Cámara de representación territorial, Pío García Escudero incidió en la idea de que “el pacto autonómico, el que ha hecho posible el moldelo de Estado descentralizado, es una pieza inseparable del gran pacto constitucional que hace cuatro décadas instauró la democracia” en España. “Aunque no fue nada fácil, salió bien. Fue así fundamentalmente por el grado de madurez de una sociedad que supo entender que sus ansias de libertad debían traducirse en firmeza y determinación, para nunca más volver a naufragar ni en el miedo ni en la ira. Y que para avanzar decididamente hacia la modernización de España era imprescindible aprender de los errores del pasado y librarse de sus lastres. La base social de la transición fue esa, pero había que vencer resistencias y evitar dar pasos en falso”. En tal sentido, elogió “la inteligencia y la altura de miras de unos líderes políticos que, provenientes de campos ideológicamente, diametralmente, opuestos, coincidieron en la comprensión del momento histórico en el que se encontraban”. Escudero plantó cara a “los enemigos de nuestra democracia, a su intransigencia”. Sin embargo, huyó del pesimismo melancólico: “Jamás en nuestra larga historia como nación los españoles habíamos gozado de las cotas de libertad e igualdad que hemos alcanzado en estas cuatro décadas”.

La ronda de discursos la cerró Pastor, que jaleó la “muy significativa” aportación de los canarios a “la lucha de la nación española por sus derechos y sus libertades”.   Rindió tributo a los constituyentes originarios del archipiélago atlántico, a quienes mencionó expresamente. “Fue un canario inmortal, Benito Pérez Galdós (diputado por Las Palmas entre 1914 y 1916), quien supo mejor que nadie retratar los anhelos y los esfuerzos patrióticos de todos los españoles en ese fresco y apasionante documento de los Episodios nacionales”, una colección de 46 novelas históricas redactadas entre 1872 y 1912. “¡Viva Canarias y viva España!”, exclamó.

Al final, la orquesta sinfónica y el coro del Conservatorio de Santa Cruz de Tenerife interpretaron los himnos oficiales de Canarias y de España.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario