El cuento de las cuentas

Parlamento de Canarias. / Sergio Méndez

Mucho ruido y pocas nueces. El Parlamento de Canarias se partió ayer a la mitad durante la presentación en el pleno del proyecto de ley de los Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma para 2019, el último de la novena legislatura. El PSOE, Podemos y NC defendieron sus respectivas enmiendas a la totalidad, que rechazaron los promotores: CC-PNC, el PP y ASG. José Miguel Ruano, Asier Antona y Casimiro Curbelo confirmaron que sus grupos apoyarían las cuentas regionales, provistas de 8.799 millones de euros. El cuento estaba escrito y este martes 13 se puso en escena. Superado el trámite, los Presupuestos serán aprobados en el pleno de los días 19 y 20 de diciembre.

Por orden de registro, Noemí Santana siguió a la consejera de Hacienda, Rosa Dávila, en el uso de la palabra. La portavoz de Podemos, y secretaria general en Canarias, se enzarzó en una discusión sobre “la herencia de la abuela” -dijo Dávila sobre Pablo Iglesias, que “se ha mudado de un apartamento cerca de la gente a un chalé”- tras referirse a CC como “una agencia de representación de los intereses privados” y de reprender al Gobierno de Fernando Clavijo por haber apretado el botón de pausa en 2015, cuando cogió el mando, e “instalarse en el inmovilismo”. Cada año, arguyó, “han elaborado unos Presupuestos que no han reactivado la economía, con lo que difícilmente podrían resolver el drama de la pobreza y exclusión social”. Conforme a ese análisis, “nunca han priorizado el desarrollo de energías renovables, la investigación, la inversión en educación ni el sector primario”. No negó, sin embargo, la habilidad para “imitar a vulgares vendedores de crecepelo mágico” al mostrar estos Presupuestos como “los mejores de la reciente historia” de Canarias. “¡Falso!”, refutó. “En la realidad que los mal llamados nacionalistas quieren tapar con su propaganda, no hace más que crecer paro y la población en riesgo de pobreza se sitúa en el 40%”. Santana lamentó la “oportunidad perdida”. La gestualización y el tono del discurso transmitieron “tristeza” ante la “renuncia a la principal herramienta para revertir la situación económica y social” de las Islas.

Noemí Santana encabezó la comitiva de la “alternativa”. Luego, Dolores Corujo y Román Rodríguez la acompañaron rumbo a las elecciones de mayo de 2019. En ese horizonte vislumbran un vuelco político de cariz progresista. “El giro a la derecha es un viaje a ninguna parte”, avisó la diputada socialista. “No hay espacio para tanta derecha”. Ubicó a CC en el mismo plano que el PP, Ciudadanos y VOX. “Los próximos Presupuestos vendrán de la mano del liderazgo del PSOE y serán los que Canarias necesita, solidarios con los más débiles, equilibrados territorialmente y orientados a llevarnos definitivamente al siglo XXI”.

Un denominador coincidente en los tres argumentarios lo constituye la fiscalidad. “El precio del acuerdo entre CC y PP es que la reducción de medio punto del IGIC no llegará a las familias”, advirtió Corujo. “Supondrá una menor cifra de ingresos con una consecuencia indiscutible: la menor capacidad para atender los gastos sociales”.

Dávila calificó la iniciativa del PSOE de “enmienda de la amnesia”, porque, recordó, “cogobernó durante casi dos años con la malvada Coalición Canaria y los presupuestos en asuntos sociales estaban por debajo de estos”. La evocación al “desastre de [José Luis Rodríguez] Zapatero”, que, según ella, dejó a España en una situación terrorífica, y la mención honorífica al “alumno aventajado” Pedro Sánchez suscitaron aplausos irónicos desde la bancada socialista y el regocijo del PP.

El dirigente de Nueva Canarias se incorporó a la fiesta provisto de un abanico con el que aireó las “desvergüenzas”. Román Rodríguez llamó a renovar el ciclo en las urnas para promover una economía y políticas al servicio de la mayoría social: “Su mediocre acción nos empobrece y debilita”. Dávila felicitó al “rey de las enmiendas” por su trabajo: “Ha hecho una buena radiografía. Participa en el juego político. Monta el tenderete y enciende las lucecitas”.

Casimiro Curbelo arremetió contra “la política del no, de la confrontación y la ruptura con todo”. También regañó al PSOE por comerse la S de Socialista al referirse a ASG. “El socialismo en La Gomera es ASG”, espetó. Con mirada desafiante, justificó la proliferación de “agrupaciones socialistas” semejantes en la vuelta a las raíces de la política: “La lealtad a los ciudadanos, no obediencia a los partidos”.

Asier Antona (PP) bajó “el telón del populismo, el postureo y la frivolidad” y subió el de “la coherencia y la responsabilidad”.

Después de más de cuatro horas (se alcanzaron las cinco), José Miguel Ruano (CC-PNC) se preguntó si tenía algo que aportar al debate. No le faltó razón.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario