Ejercicios cotidianos

La habilidad de lamer el pene cuando está inmóvil dentro del conducto membranoso que enlaza la vulva a la matriz se llama perrito vaginal. Este placer extra para el hombre lo procura la contracción perineal. Si bien algunas mujeres lo realizan automáticamente, es una pericia que se entrena con unos ejercicios (de Kegel) tan sencillos como la cotidianidad de aguantar las ganas de orinar. Ello, sin involucrar a los músculos del abdomen, de las nalgas ni de los muslos; de pie, de rodillas o sentada y alternando los ritmos rápidos con los lentos. La tonificación intensifica y prolonga el orgasmo en el coito y la masturbación.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario