“El arte no debería estar supeditado a las subvenciones”

Es hijo del humorista Juan Luis Calero y nieto del folclorista Elfidio Alonso. Aunque de familia le viene el talento, Víctor protagoniza su propia película. Desde 2003, ha dirigido cuatro cortometrajes. El último se titula Nudos en la sábana, cuyos exteriores fueron rodados en Taganana. Los interiores, en la casa de La Laguna donde ensayan Los Sabandeños.

-¿Te caías cuando hacías tus primeros pinitos?

“El primero de todo fue un experimento. Tenía una cámara y un trípode roto, lo rodé en Fuerteventura un verano. Prácticamente lo hacía yo todo: director, guionista, cámara, sonido…”

-¿Y de actor?

“Bueno, el primero de todo fue en realidad cuando tenía 16 años, antes de empezar la carrera [Comunicación Audiovisual en la Complutense]. Y ahí sí hice de actor secundario, porque no me quedaba más remedio”.

-¿Cuál ha sido el corto más largo que has realizado?

“El último, Nudos en la sábana. Dura 19 minutos”.

-¿El amor al arte también produce desencanto?

“Si te dedicas profesionalmente y exclusivamente a eso, es frustrante y estresante. A mí me gustaría trabajar en algo paralelo; porque, igual estás realizando una película durante meses y cuando acabas te pegas doce mirando a las nubes”.

-¿Dan ganas de ir a Taganana?

“Para mí, fue una vivencia muy emocionante. Yo, que soy un chiquillo, que estoy gateando en este mundo de la comunicación, aprecio mucho cómo me trataron los vecinos de Taganana, cómo me abrían las puertas de sus casas como si fuera un familiar”.

-A tu edad, ¿te han dado con las puertas en las narices muchas veces?

“La experiencia de mi padre me ha servido de aprendizaje”.

-¿Cuál es la película de tu vida?

“A mí me gusta mucho el cine clásico; concretamente, el neorrealismo italiano. Mezclar la parte antropológica del ser humano con la ficción me fascina. De hecho, Nudos en la sábana es un corto antropológico”.

-A mí no me importaría hacer de actor, pero es que me corto…  

“Eso me pasó con los vecinos de Taganana, que a veces no tenían que decir nada y se cortaban”.

-¿El hilo argumental es la sábana o el nudo?

“El nudo lleva la trama. Gracias a la actriz Cristo Barbuzano y a un primo mío de nueve años, la historia se puede entender perfectamente. El nudo es un modo de comunicación entre el niño y el padre ausente”.

-¡Fíjate que yo había entendido “desnudos en la sábana”!

[Risas] “La faceta erótica no la he tocado todavía”.

-¿Se te han formado muchos nudos en la garganta?

“Nudos en la garganta, a la hora de agradecerles a los habitantes de Taganana y a la banda de música de San Andrés su colaboración”.

-La última vez que fui al cine tropecé con el hombre del piano.

“¡Jajajajaja!”.

-¿Las salas de ahora son atractivas?

“El cine ha estado renovándose para atraer al espectador. Sí es verdad que ahora podemos tener el cine en nuestra casa, pero la comodidad del hogar no sustituye al ritual de ir al cine”.

-¿A qué precio?

“Eso es un problema, estoy de acuerdo. Una película en 3D cuesta 10 euros”.

-¿Tanto espectáculo no estropea la historia?

“Sí, yo creo que debe primar la historia por encima de los fuegos de artificio”.

-Se cuelan muchas repeticiones en la cartelera, ¿no?
“¡Puf! La proliferación de secuelas denota falta de ideas, de buenos guiones”.

-Imagino que ya no se cortan las cintas con tijeras para el montaje…

“No, las tijeras están para los recortes presupuestarios”.

-¿Los ajustes son un fundido en negro?

“El arte no debería estar supeditado a las subvenciones. La auténtica cultura nace en épocas de crisis, cuando el creador piensa más ante la escasez de recursos”.

-Con esto de la crisis, ¿hay un arte y un después en la cultura?

“Yo espero que sí, que la cultura empiece de cero. Soy optimista”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario