“El sentido de la revolución es construir el futuro”

Rubén Domínguez Álvarez, responsable de Estudiantes de la UJCE en Canarias


Rubén Domínguez Álvarez, militante de la UJCE.Se levanta para colocar la mesa en su sitio. La sede de Izquierda Unida en Santa Cruz de Tenerife es un refugio de resistencia al capital. Rubén se mueve en un acto de complicidad con la videocámara y de rebeldía ante “los montajes del sistema”. En representación de la Unión de Juventudes Comunistas de España (UJCE), toma el mando del cambio.

-Vienes de un embotellamiento, que no botellón, en la autopista. ¿En qué más estamos atascados?

“La juventud tiene una multitud de problemas. Por ejemplo, en Canarias  soportamos unas cifras estratosféricas de paro juvenil. Esos jóvenes que dejaron los estudios para dedicarse sobre todo a la construcción y al turismo se han quedado sin futuro. Están pagando las consecuencias de un modelo erróneo, que eliminó la pequeña industria. La juventud está siendo obligada a exiliarse para realizar trabajos precarios. Nos  han restringido las becas… Es mucho”.

-¿La formación es desinformación?

“Sí, nos venden la utopía de que los titulados van a trabajar de ingenieros a Alemania y a lo que van es a hacer hamburguesas por 400 euros o poco más”.

-¿Cómo te imaginas el futuro?

“El futuro hay que construirlo. Ese es el sentido de nuestra revolución”.

-¿Cuál es el valor de la utopía y el precio de la rebeldía?

“El valor de la utopía es marcar un objetivo a lo grande y que poco a poco se vaya alcanzando. La historia está de nuestro lado. En cuanto a la rebeldía, hay que saber en qué momento y en qué dosis aplicarla. Debe haber algo detrás”.

-¿Percibes diferencias generacionales con tus compañeros de militancia?

“Bueno, diferencias generacionales las hay. Yo tengo 18 años y otros camaradas son más veteranos, vivieron épocas distintas. Pero no existe una ruptura, sino que ambas visiones se complementan. Nuestros debates no son de edad”.

-[Se posiciona en una réplica de la tribuna de oradores del Congreso] Supongamos que estás en las Cortes o en el Parlamento de Canarias…

“Yo creo que vendría muy a tono hacer una intervención como la de aquel parlamentario catalán [David Fernández, de las CUP], que amenazó con lanzarle  una sandalia a Rodrigo Rato y lo llamó ladrón. Es lo que la gente comprende, el lenguaje cotidiano de la calle”.

-[A su izquierda, un mástil portátil aguanta una bandera tricolor] ¿Se dan las circunstancias para proclamar la tercera república?

“La república simboliza la lucha por la democracia, la libertad y la igualdad.   La monarquía ha contribuido, con su comportamiento, a la creciente desafección hacia el régimen heredado de la transición, al que hay que tumbar. No solo para elegir al jefe del Estado”.

-¿La juventud se moviliza con madurez o todavía está verde?

“Se ha visto que, a pesar de los ajustes, de los recortes de derechos y demás, no se observa la respuesta que cabría esperar ante la gravedad de la situación. Lamentablemente, en la universidad no existe un movimiento estudiantil que lidere los cambios”.

-¿Qué tiene de positivo y de negativo el fenómeno del 15-M?

“El 15-M pilló a todo el mundo por sorpresa. Fue muy positivo por lo que tuvo de movilización y de politización de la sociedad. Lo peor fue su volatilidad, su inconsistencia. Eran como pequeñas explosiones esporádicas”.

-Quizá su impacto mediático no se tradujo en efectos prácticos…

“Sí, para conseguir un cambio en la sociedad hay que estar en todos los sitios: en la calle, en las instituciones, en los barrios, en los centros académicos…”.

-Llevas en la camiseta una leyenda que pone “Poder popular”. ¿En qué consiste?

“Este mensaje resume nuestra estrategia: república, poder popular y socialismo. Se trata de que el pueblo decida su destino”.

-¿La LOMCE habría que recon-Wer-tirla?

[Risas] “El sistema educativo en el Estado español ha sido siempre bastante normalito, con serias deficiencias. La LOMCE es una reforma que pone más cortapisas, masifica las clases y complica la vía estudiantil”.

-¿La reforma es una corta PISA?

“Lo que se busca es corregir los parámetros del informe de la OCDE y ahondar en las desigualdades para beneficiar a las élites”.

-¿Los jóvenes comunistas se integran en la masa  social de la diversión?

[Sonríe] “¿Y por qué no? Recuerdo una frase que me dijo una camarada: que también tenemos que ser vanguardia en las fiestas. No somos gente rara que nos encerramos en una sede y nos dedicamos a comparar la versión francesa de El capital con la alemana [risas]”.

-¿A qué personaje histórico traerías al presente?

“Personalmente le tengo muchísimo cariño a Lenin, porque fue la primera persona que consiguió lo imposible: un país donde se repartiera la riqueza y el pueblo tuviera el poder”.

-¿Qué consultas más, El capital o El quijote?

[Ráfaga risueña] “El libro que he releído con mayor entusiasmo es El manifiesto comunista”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario