Equivalencias

Que las mujeres y los hombres procesan las emociones de manera distinta se intuía. En el plano sexual, percibir similitudes al observar las zonas erógenas no es casual. Son complementarias. El concepto varía. El origen de los órganos genitales determina la simpatía: durante los primeros meses del embarazo, el clítoris y el pene comparten estructura. Cuando el embrión madura, los bebés adquieren la identidad de género. La evolución marca la diferencia. El falo monta guardia en la puerta y la equivalencia femenina expande sus terminaciones nerviosas por la vagina, asoma la cabeza como si fuera un telescopio y, mientras disfruta del panorama, manda señales al interior. La dualidad viril contrasta con el exclusivo quehacer de la metafórica serpiente de cascabel, que consiste en agenciarse placer. La culminación de la comparación reside en la respectiva área prostática, el surtidor de donde fluye la eyaculación en cada versión a través de la uretra. Más frecuente en él que en ella, el chorreo no siempre es gemelo del orgasmo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario