El erotismo se sacude el polvo de la vulgaridad

Un momento de pasión. / El guiño
De una persona sensata se espera que sea lo suficientemente humilde como para dejarse aconsejar y lo suficientemente valiente como para no dejarse embaucar. Seguro que la alcaldesa de Güímar ha emprendido una reflexión serena y desistirá de instalar un mercadillo municipal de bragas usadas. ¿Qué coño pinta un ayuntamiento en un concurso de follometría? Carmen Luisa Castro se sacude el polvo. Con una aportación de 230 euros para el transporte al restaurante Balcón de Higa, en La Perdoma (La Orotava), promociona una fiesta de mujeres que perpetúa un modelo de relaciones humanas retrógrado en vez de regalar a la vecindad bombones y condones. ¡Qué follón! Si ellas imitan comportamientos cavernícolas, el encanto de la diferencia se va al carajo. Erotismo es el arte del sexo, no chabacanerías. Enciende la pasión sin quemar la razón. Es cultura, no la dictadura del patriarcado. Comer sin engullir. Acariciar y abrazar en una sensual combinación de sentidos. Decir palabrotas cariñosas en la intimidad, no insultar para intimidar. Además de conjugar el verbo copulativo en cómodas y animadas posturas -no como una prioridad-, soñar con la mente despierta. Emparejar las caras (el rostro y el culo). Rozar, frotar o mordisquear suavemente los labios (los de arriba y los de abajo). Si alguien se agacha no es para rendir pleitesía. Lamer los pies y chupar los dedos es por diversión, no una aberración. Practicar el 69 (si las piezas encajan), no montar numeritos con dinero público. El 8 de agosto se celebra el Día Mundial del Orgasmo Femenino. El deseo de tributar un homenaje se cumpliría erigiendo un monumento al clítoris, de raíces profundas, en la falda de un monte. Se riega con imaginación, esmero y delicadeza. Punto final. Por no seguir.

Publicado el por DNM en Desenfoque ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario