“Esto es algo más que un taller de cocina y cerámica”

Foto: María Laura Benavente

Todo es ponerse. Si no lo intentas nunca sabrás de lo que eres capaz. Lo mismo da freír un huevo que construir tu futuro con las herramientas de la imaginación y de la ilusión. Pili Oliva Pestano y Stefany Baute Oliva, madre e hija, son dos mujeres emprendedoras que ayudan a cocinar el talento a través de la cultura del esfuerzo tranquilo a la par que entretenido.

Su mérito no es insignificante. Han creado un concepto multiplicado por cuatro. En el local 4 del edificio El Paso, de la calle de Los Príncipes de Candelaria, se encuentra Varabara. Es algo más que un taller de cocina y cerámica. La idea consiste en que, por una aportación económica que oscila entre los dos euros de la huevera y los veinte del pedestal de tartas, aprendas  artesanía y gastronomía como si estuvieras en una ludoteca. El valor de los cursos supera con creces el precio que pagas.

“Cuando terminas, te lo llevas personalizado”, explica Stefany. “Llegas, coges lo que quieras, lo pintas, te lo horneamos durante seis horas y listo para comer. Yo me hice un tazón para la leche con gofio”. Para mediados de noviembre está programada la visita de unos niños. Van a celebrar un cumpleaños. Cada uno de ellos se hará una taza para el desayuno.

La organización de actividades es otra de las propuestas. Ellas mismas se encargaron de los detalles de la boda de Stefany: despedida de soltera, invitaciones, decoración, regalitos…

Pili aporta su experiencia en obras. Su padre tenía una fábrica de bloques y los progenitores de Stefany abrieron luego una ferretería de prefabricados. La joven estudió arquitectura de interiores y en junio terminó iluminación en Barcelona. “Como las dos compartimos aficiones e inquietudes, y gracias al apoyo de la familia, nos decidimos a montar esto”.

Encantadas con el proyecto, confían en que la gente se anime a moldear sus emociones en cualquiera de las facetas que ofrece Varabara. “Nos chifla”, dice Fany con brillo en los ojos.

No se trata de una escuela al uso. En este sitio te invitan a conocer tus cualidades y alientan su desarrollo sin compromiso de permanencia. “No hay que matricularse. Pruebas y si te gusta repites. Así de sencillo”.

Stefany regresa a Madrid, donde reside junto a su marido. Llevan ocho años fuera. Él aprobó unas oposiciones de Inglés en un instituto y ella sigue buscando.

Publicado el por DNM en Gente ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario