Florituras

Maestro Florido. / El guiño

Florido es un maestro artesano de la risa que desde Lomo Magullo reparte humor integral a “praiticamente tol mundo”.
-¿Cómo te llamas?
“En el DNI está José Francisco, en mi pueblo me dicen Juan Domingo y todo el mundo me conoce por mi primer apellido, que es Florido”.

-¿Y lo de Maestro?
“Antes, a la gente con un oficio se la identificaba así: maestro Antonio, maestro Pedro… Entonces, fue una manera de homenajear a la gente de medianías y cumbres, a la gente del campo. Por eso le puse al personaje Maestro Florido”.

-En este caso, por lo de artesano de la risa. ¿Cómo se consigue ese certificado?
“[Risa] Se creen que carezco de estudios, pero tengo el carné de manipulador de alimentos. El certificado ese me lo dieron por escuchar bastante a los mayores y llenarme de la sapiencia popular, que es lo que me gusta. Que no se pierdan nuestros usos y tradiciones, nuestras palabras, dejes, los giros, nuestra forma de expresarnos… Es la manera de simpatizar con la gente rural. No es algo técnico. Yo soy especialista en electrónica, aunque hace dieciséis años que no lo desempeño. Sé que el rojo es positivo y el negro, el negativo. No me acuerdo de mucho más [carcajada]”.

-¡Pregúntale a Eleuterio!
“No hay problema ninguno, ja, ja, ja… ¡Enseguida lo resuelve! Ese personaje nació en una radionovela que quise recuperar. La grabo en casa y sale una vez a la semana. Para cinco o seis minutitos, igual me pego una hora. En fin, la madre de Eleuterio, Nenorita, iba presentando con el paso del tiempo a su familia y él hacía apariciones esporádicas en el programa, hasta convertirse en un personaje muy popular. Participaba en una pequeña sección de noticias y ahora es un personaje televisivo, un bien amañao, que sabe de todo…”.

-Un enteradillo con maña…
“¡Ahí está! Buena definición.  Siempre, con esa manera sana y respetuosa de ser”.

-Actualmente interviene en Ríete tú, el programa que Yanely Hernández presenta en Televisión Canaria…
“Maestro Florido ha sido mi herramienta de trabajo, al que dignifico por lo que significa también el trasfondo de ese trabajo: rescatar vivencias y honrar a la gente del campo. Cuando me propusieron lo de la tele, llevé a Eleuterio para no exponer a Maestro Florido a situaciones de riesgo. La verdad es que estoy pasando una etapa muy bonita en Ríete tú”.

-Dejando a un lado el coronavirus, este 2020 alumbró para ti dos criaturas: el niño y la radio…
“Estoy privado con el niño”.

-Y él, por lo que se oye…
“La madre se va a trabajar y se queda conmigo. Soy muy feliz. Nos ha traído ilusión y ganas de seguir adelante. Ha venido para darnos fuerza. En Radio Las Palmas empecé con un espacio que me cedieron. Después se vino abajo por el coronavirus, al no poder buscar publicidad y demás. Ahora, en Radio Faycán [en su red de emisoras] desarrollo un proyecto mío, más ambicioso”.

-¿Recomiendas el boliche para calmar un berrinche?
“Es la mejor terapia para arrancar la jornada. El boliche con Maestro Florido se originó en Ingenio hace ya siete u ocho años. Lo que logro en la radio es, primero, estar creativamente vivo cada día. Como se emite temprano por la mañana, la intención es que sea un despertador, que la gente vaya a trabajar con una nota de alegría, un toque de felicidad, con ánimo, en una hora y media de entretenimiento. Muy sencillito. Los jueves es el Bolichevisión, con canciones que mandan los oyentes, y el viernes, el horóscopo [de cachondeo]. Los lunes hay una entrevista curiosa; por ejemplo, con la persona en Canarias que más autógrafos ha recopilado, uno de Telde [Luis Díaz Gutiérrez, con una de las colecciones más destacadas de Europa]”.

-¿De qué estás vacunado?
“Contra la tristeza. Si no, la vida puede ser jodida. En lo que se refiere a la vacunación contra la gripe, son campañas a coste cero, encantado de colaborar con el consultorio local de Lomo Magullo [Telde]. Sobre todo, para que las personas mayores del pueblo se animen”.

-Como hijo de panadero que eres, convendrás en que esta pandemia que embrolla a las masas tiene mucha miga…
“Sí. Deseo que sea un pizquillo y se vaya pronto. Gracias a Dios, en la familia hemos ido escapando del contagio. Vamos a ver si frenamos esto y estamos un poco más tranquilos. Hubo un pico que… ¡Uf! Parece que está relativamente contenido; al menos, en Canarias”.

-Al pico le falta la pala…
“Por los políticos no hay que esperar. Son como cuando a mí me hacían estudiar los ríos. ¿Para qué, si ninguno de ellos me va a regar las papas?”.

-Algunos buscan soluciones en barrancos…
“Están embarrancados”.

-¿Qué sensaciones experimentas al subir a un escenario?
“Soy extremadamente tímido. En el instante antes de entrar en escena, me iría pa’ mi casa corriendo, porque lo paso fatal. Cuando salgo, noto que el personaje fluye y percibo que conecto con el público. Surge   una magia que me transforma”.

-Tus cuentos no son chistes, sino historias costumbristas…
“Sí, señor. Muchos me los cuentan las personas que lo han vivido y les pido permiso para   transmitirlos en su nombre. Me recreo en la historia, la sitúo en su ambiente natural. ¡Cuidado!, hay grandes contadores de chistes. No es lo mío. Yo soy de la vieja escuela que bebió de la fuente de Pepe Monagas [Pancho Guerra], esa evocadora pachorra del campo. El humor socarrón es como cuando uno tiende la ropa: el que no llega a la liña no lo entiende”.

-No es igual que so cabrón…
“¡El animal conoce!”.

-La NASA ha confirmado la existencia de agua en la Luna. ¿Cultivarías papas allí?
“Nunca se me ha metido en la cabeza dejar mi terruño de Lomo Magullo, aunque la NASA me ponga una piscina o me regale una parcelita. Bueno, la astronomía me fascina. Hay un mundo inmenso ahí fuera”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario