“Hago virguerías para mantener mis negocios”

Amid Achi Fadul, empresario


Lo de Amid Achi es tela marinera. Sus negocios navegan con calma en medio de la tormenta. “Si no cambiamos de rumbo nos hundimos”, alerta. 

-¿Cómo van los negocios?

“Bueno, sufriendo bastante. El consumo está bajo mínimos, no circula el dinero, no hay liquidez… En el grupo Número 1 no somos ajenos a la realidad. Estamos haciendo virguerías para mantener los negocios y el empleo”.

-Es una situación inimaginable hace siete años, ¿no?

“Jamás se me pasó por la cabeza que podríamos llegar a esto. Es que llevamos mucho tiempo en crisis”.

-¿Cuándo aparecieron las primeras señales de que algo iba mal?

“En 2005 ya lo empecé a notar”.

-Muchos no se lo tomaron en serio…

“Como siempre, pensabas que se pasaría en un año, en dos o en tres. Pero a un año le siguió otro y luego vinieron más. Y todavía nadie sabe decirte con certeza cuándo se va a acabar esto”.

-Ya no se planifica a largo plazo…

“Es que ya nada depende de ti. Al levantarte cada mañana te preguntas: ‘¿Qué va a ocurrir hoy?’ Pues, no lo sabes. Tu empresa  depende de la prima de riesgo, de la bolsa, de la corrupción, de esto, de lo otro…”

-¿Es un problema del mercado financiero más que de la economía real?

“Exactamente. Es una inestabilidad financiera que rebota en las empresas y las empresas tienen que tragárselo. Cuando los bancos solucionen sus problemas empezarán a arreglar los nuestros”.

-Cuando entré le estaban haciendo un contrato a una chica…

“Somos de las pocas empresas que mantienen el empleo y siguen contratando. Eso será así mientras la banca no nos abandone y continúe apoyándonos y  confiando en nosotros”.

-¿La banca es de fiar?

“Necesitamos la ayuda de los bancos. Pero nos encontramos con que cualquier operación que vayas a realizar con un banco tarda un siglo. Te aburres de tanto esperar”.

-Por eso se llaman bancos, para que esperes sentado…

[Risas] “Y venga a consultar… Te piden más que nunca. Esto se alarga y se convierte en una pesadilla”.

-¿Cuántas personas trabajan en el grupo?

“Estamos en 3.300 y pico”.

-¿En cuántas empresas?

“La verdad es que…”

-Unas cuantas sociedades…

“Sí… No lo tengo en la mente”.

-¿Algún proyecto a la vista?

“Vamos a cambiar unas marcas por otras. Intentaremos buscar resultados con algo distinto”.

-¿Con sorpresas?

“No, bueno… Hoy abrimos en La Laguna la primera tienda de la nueva franquicia de Modalfa, y mañana otra… No podemos conformarnos con mirar al cielo. Hay que actuar”.

-¿Y en qué se han quedado las tiendas Número 1?

“Quedarán pocas. Con tantas rebajas y descuentos durante todo el año de las marcas de primera fila, las tiendas Número 1 han perdido su atractivo”.

-En las actuales circunstancias, ¿qué cualidades se requieren para ser un buen empresario?

“Tener la espalda muy ancha. Si no posees un patrimonio grande, los bancos no te renuevan los créditos. Necesitas el doble que antes para que te presten la misma cantidad de dinero. Y más caro”.

-O comprar un banco…

[Risas] “Hoy te lo venden por un euro”.

-¿El capital humano no es una buena inversión?

“Hombre, funciona muy bien la unión entre los directivos y nuestro activo más valioso. Existe una relación laboral de mutua comprensión”.

-¿Dónde me sería más provechoso invertir?

[Risas] “En una tienda de animales”.

-¿Y eso por qué?

“Mira, de repente tú te aguantas para no ir al médico, al dentista, al farmacéutico o lo que sea, pero si a tu mascota le duele algo la llevas corriendo al veterinario. No escatimas gastos. Las tiendas ofrecen servicios complementarios y hasta hay quien te saca los perros a pasear. El sector de la alimentación también resiste”.

-¿El fútbol es un buen negocio?

[Risa] “Es un mal negocio. Poca gente ha salido bien del fútbol”.

-¿Se salvará el Tenerife?

“Si este año sube a Segunda A, sí”.

-¿Es rentable la presidencia del club?

“Pensar ahora en presidir algo que no sea el grupo Número 1 sería un suicidio”.

-¿Se meten muchos goles?

[Risas] “Muchísimos”.

-Si Amancio Ortega es el tercer hombre más rico del mundo, ¿qué puesto ocupa Amid Achi?

“Yo estoy en el Número 1 [risas]. Mi riqueza y mi patrimonio están aquí”.

-¿No es oro todo lo que reluce?

“Para nada. Dentro de los empresarios de Canarias, soy de los más pobres [risas]”.

Normal
0
21

false
false
false

MicrosoftInternetExplorer4

Lo de Amid Achi es tela marinera. Sus negocios navegan con calma en medio de la tormenta. “Si no cambiamos de rumbo nos hundimos”, alerta. 

-¿Cómo van los negocios?

“Bueno, sufriendo bastante. El consumo está bajo mínimos, no circula el dinero, no hay liquidez… En el grupo Número 1 no somos ajenos a la realidad. Estamos haciendo virguerías para mantener los negocios y el empleo”.

-Es una situación inimaginable hace siete años, ¿no?

“Jamás se me pasó por la cabeza que podríamos llegar a esto. Es que llevamos mucho tiempo en crisis”.

-¿Cuándo aparecieron las primeras señales de que algo iba mal?

“En 2005 ya lo empecé a notar”.

-Muchos no se lo tomaron en serio…

“Como siempre, pensabas que se pasaría en un año, en dos o en tres. Pero a un año le siguió otro y luego vinieron más. Y todavía nadie sabe decirte con certeza cuándo se va a acabar esto”.

-Ya no se planifica a largo plazo…

“Es que ya nada depende de ti. Al levantarte cada mañana te preguntas: ‘¿Qué va a ocurrir hoy?’ Pues, no lo sabes. Tu empresa  depende de la prima de riesgo, de la bolsa, de la corrupción, de esto, de lo otro…”

-¿Es un problema del mercado financiero más que de la economía real?

“Exactamente. Es una inestabilidad financiera que rebota en las empresas y las empresas tienen que tragárselo. Cuando los bancos solucionen sus problemas empezarán a arreglar los nuestros”.

-Cuando entré le estaban haciendo un contrato a una chica…

“Somos de las pocas empresas que mantienen el empleo y siguen contratando. Eso será así mientras la banca no nos abandone y continúe apoyándonos y  confiando en nosotros”.

-¿La banca es de fiar?

“Necesitamos la ayuda de los bancos. Pero nos encontramos con que cualquier operación que vayas a realizar con un banco tarda un siglo. Te aburres de tanto esperar”.

-Por eso se llaman bancos, para que esperes sentado…

[Risas] “Y venga a consultar… Te piden más que nunca. Esto se alarga y se convierte en una pesadilla”.

-¿Cuántas personas trabajan en el grupo?

“Estamos en 3.300 y pico”.

-¿En cuántas empresas?

“La verdad es que…”

-Unas cuantas sociedades…

“Sí… No lo tengo en la mente”.

-¿Algún proyecto a la vista?

“Vamos a cambiar unas marcas por otras. Intentaremos buscar resultados con algo distinto”.

-¿Con sorpresas?

“No, bueno… Hoy abrimos en La Laguna la primera tienda de la nueva franquicia de Modalfa, y mañana otra… No podemos conformarnos con mirar al cielo. Hay que actuar”.

-¿Y en qué se han quedado las tiendas Número 1?

“Quedarán pocas. Con tantas rebajas y descuentos durante todo el año de las marcas de primera fila, las tiendas Número 1 han perdido su atractivo”.

-En las actuales circunstancias, ¿qué cualidades se requieren para ser un buen empresario?

“Tener la espalda muy ancha. Si no posees un patrimonio grande, los bancos no te renuevan los créditos. Necesitas el doble que antes para que te presten la misma cantidad de dinero. Y más caro”.

-O comprar un banco…

[Risas] “Hoy te lo venden por un euro”.

-¿El capital humano no es una buena inversión?

“Hombre, funciona muy bien la unión entre los directivos y nuestro activo más valioso. Existe una relación laboral de mutua comprensión”.

-¿Dónde me sería más provechoso invertir?

[Risas] “En una tienda de animales”.

-¿Y eso por qué?

“Mira, de repente tú te aguantas para no ir al médico, al dentista, al farmacéutico o lo que sea, pero si a tu mascota le duele algo la llevas corriendo al veterinario. No escatimas gastos. Las tiendas ofrecen servicios complementarios y hasta hay quien te saca los perros a pasear. El sector de la alimentación también resiste”.

-¿El fútbol es un buen negocio?

[Risa] “Es un mal negocio. Poca gente ha salido bien del fútbol”.

-¿Se salvará el Tenerife?

“Si este año sube a Segunda A, sí”.

-¿Es rentable la presidencia del club?

“Pensar ahora en presidir algo que no sea el grupo Número 1 sería un suicidio”.

-¿Se meten muchos goles?

[Risas] “Muchísimos”.

-Si Amancio Ortega es el tercer hombre más rico del mundo, ¿qué puesto ocupa Amid Achi?

“Yo estoy en el Número 1 [risas]. Mi riqueza y mi patrimonio están aquí”.

-¿No es oro todo lo que reluce?

“Para nada. Dentro de los empresarios de Canarias, soy de los más pobres [risas]”.

st1\:*{behavior:url(#ieooui) }

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin:0cm;
mso-para-margin-bottom:.0001pt;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:10.0pt;
font-family:”Times New Roman”;
mso-ansi-language:#0400;
mso-fareast-language:#0400;
mso-bidi-language:#0400;}

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario