Hasta ahí hemos llegado, amigo Sánchez

Fotograma de 'Don Quijote de la Mancha', de TVE.  / El guiño
La locura política es un estado transitorio de lucidez. “Hasta ahí hemos llegado, amigo Sánchez”. Eso le diría Mariano Rajoy al secretario general del PSOE en una edición revisada del Quijote adaptada a la época presente, en la que cabalgan de costado. Los molinos de viento ya no son gigantes, sino votantes, y se preguntan qué quiere la ciudadanía. Persiguen respuestas a sus delirantes interrogantes. “Podemos prometer…”. ¿Y qué? Esa es la cuestión: que ignoran lo que han de hacer para que no parezca que se compadecen de sí mismos. España se acostó con resaca y amaneció borracha. Mientras Rajoy reivindica su derecho a decidir, Sánchez duda si echarse al monte para recoger setas alucinógenas. En su entorno le aconsejan que se cuide de las compañías y se aleje del cuento de Alicia en el país de las maravillas.

Hasta la Comisión Europea afronta con inquietud la inestabilidad que presagian las urnas y apela al sentido de la responsabilidad. Una vez escuchado el sentir de la población, olfateado el “cambio”, degustado el guiso elaborado con ingredientes picantes -para disgusto de algunos comensales-, y visto el panorama, los presupuestos generales, aprobados en los albores de la décima legislatura, están en su punto y listos para repartir entre los contribuyentes.

A Rajoy le duele más el tortazo electoral que la bofetada que le propinaron en Pontevedra. Las magulladuras físicas tienen cura. Para gobernar se precisan muchos puntos de sutura. El presidente está en posesión de la aguja, no así del hilo. Se la han liado.

La papeleta de proponer un candidato a la investidura es para el rey, Felipe VI. No Pablo Iglesias, que ha organizado una ronda de contactos paralela con los representantes parlamentarios. El tic tac del reloj constitucional marcará la hora de la renovación el 13 de enero. Para esa fecha serán citados 350 diputados y 208 senadores. Tras las pertinentes consultas, el jefe del Estado anunciará el nombre de la persona que reúna el máximo consenso para recibir las llaves de La Moncloa. Habría que ir a unos nuevos comicios si, transcurridos dos meses desde la primera votación, ningún arrendatario obtuviese la confianza del Congreso. Antes de eso, se impone una negociación, complicada, para colocar a los miembros de las mesas de ambas cámaras.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario