“Hay que reiniciar el sistema para que funcione”

Miguel Ángel Pérez Domínguez, secretario general del PCC-PCE


MAPD
Milita en el histórico PCE desde 1971. Conoció las vicisitudes de la clandestinidad y, con el paso del tiempo, ha puesto el reloj en hora. En julio fue elegido secretario general de Canarias. Miguel Ángel es tan autocrítico que se moviliza en un dinámico utilitario que gira a la izquierda en cada desvarío.

-¿Qué es el comunismo?

“Pues, tiene mucho que ver con la situación en la que vivimos. El manifiesto que Marx y Engels publicaron en el 48 ya mencionaba una crisis como esta”.

-¿Cómo se arregla?

“Como siempre, intentan resolverla recortando derechos, ajustando los salarios… Estamos en una etapa larga y el comunismo surge como una propuesta alternativa. Nunca desde la caída del bloque socialista había aparecido esa necesidad con tanta nitidez. La crisis del capitalismo ha clarificado la perspectiva de lo que es el comunismo”.

-¿Cómo sería?

“La ciudadanía dispondría del máximo de derechos y accedería a todos los recursos económicos, bajo una estructura política mínima. A fin y al cabo, el comunismo lleva incluso a la desaparición del Estado como ente supremo que organiza nuestras vidas”.

-En el transcurso de la historia ha habido varias intentonas de plasmar el ideario de Marx, pero no sé yo si se ha conseguido…

“El comunismo es algo por terminar de construir. Los que hemos sido críticos con el funcionamiento de la Unión Soviética sabemos que no estaba próximo al comunismo, un concepto mucho más complejo que viene del Renacimiento, con la utopía de Tomás Moro… No hay un modelo cerrado”.

-¿Lo de China qué es, un cuento chino?

[Adopta un semblante circunspecto] “Desde aquí no podemos entender el desarrollo del socialismo en un país  de unos 1.500 millones de habitantes. Es demasiado aventurado para mí. Sería de ingenuos pretender comprender la fórmula que se está aplicado allí. La imagen que nos llega es de un capitalismo exacerbado, de nuevos ricos, con un consumismo desbordante. La duda es si los logros se van a perpetuar o no”.

-¿El comunismo se lleva en los genes?

[Sonríe] “Bueno, hombre, yo creo que no está en los genes, aunque algunos autores han vinculado determinados fundamentos sociales a la disposición biológica de las personas. En cierta medida es así”.

-¿La desconfianza ayuda a entender los anhelos?

[Mira a nuestro alrededor] “Buena parte de la ciudadanía empieza a ver más allá de esta realidad y se acerca a esa sociedad comunista de la que te hablaba”.

-¿La unidad comunista es una utopía?

[Gesto pensativo] “Históricamente, en España existe un partido comunista que desempeñó un papel importante en la transición. El PCE está abierto al entendimiento y a colaborar sin imposiciones, desde el respeto a nuestra trayectoria. Lo demostramos cuando cedimos ante la responsabilidad de la construcción de la democracia, un proceso del que ahora somos muy autocríticos”.

-¿El PCC se ha separado del PCE?

“Ya te digo yo que no. Durante el duodécimo congreso, celebrado en julio, un sector crítico y minúsculo localizado en Las Palmas de Gran Canaria decidió romper con la dirección del PCE. Seguimos donde estábamos”.

-¿Cuántos son los militantes del partido en Canarias?

“Medio millar, aproximadamente”.

-Unos dirigentes, como José Carlos Mauricio, se pasaron al lado oscuro…

“Sí. Pienso que equivocaron su estrategia, y eso que compartía con ellos el criterio de que los comunistas no debían ser el bastón del PSOE”.

-Al final, algunos lucieron el collar de la oligarquía…

[Risas] “Eran rabiosamente antiburguesía y después cayeron en las fauces de la contradicción para diluirse en la derecha más tradicional de Canarias”.

-¿Cuál es el peso específico del PCC en la federación de Izquierda Unida?

“Formamos una mayoría, pero en los últimos años no se ha expresado ninguna diferencia sustancial entre las individualidades”.

-¿El sistema operativo está colgado?

[Risas] “Si no está colgado, a punto… Habrá que reiniciar para que funcione”.

-¿Qué salida nos queda, los aeropuertos?

“La salida es romper con este modelo subvencionado y centrarnos en una diversificación de la economía. No podemos ahogar el motor, que es el turismo, porque nos iríamos a la ruina. Proponemos el incremento de la fiscalidad para que contribuyan más los que se benefician de las exenciones del REF, que son las élites”.

-La incógnita en las elecciones autonómicas es con qué partido gobernará CC. Habitualmente, con el que pierde…

[Sonrisa ilustrativa] “Y no solamente eso. La normativa electoral ha cerrado el círculo vicioso para que esos grupos se perpetúen en el poder”.

-¿La conciencia social está adormecida, secuestrada o distraída?

“Soy optimista, porque la gente está abriendo los ojos y observando lo que  hay”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario