“Tenemos que escalar para llegar a la cima”

Josefa Santiago Fernández, presidenta de la Asociación de Mujeres Gitanas de Tenerife


Josefa SantiagoLas tradiciones amarradas al pasado son una cadena que frena el avance social. En la comunidad gitana ha arraigado la idea de acostumbrarse a convivir en permanente evolución. El rastro de Josefa me lleva hasta el mercadillo dominical de Santa Cruz.

-¿Cómo es un día cualquiera en la vida de una vendedora ambulante?

“Pues, levantarte a las seis de la mañana, cargar las cajas, descargarlas, ponerte a trabajar y esperar a que te vengan a comprar”.

-¿Eso es así todos los domingos?

[Asiente] “Todos los domingos”.

-¿Y el resto de la semana?

“Nos vamos con el coche a los pueblos, otros se van a los mercadillos del Sur, según. Otros tienen tiendas…”.

-¿Qué tal marcha la asociación de mujeres gitanas?

“Bien, estamos supercontentas. Hay quince mujeres haciendo un curso de hostelería y sacándose el graduado escolar. ¡Luchando! Si para la mujer ya está difícil, imagínate una gitana…”.

-¿Cuántas están inscritas?

“No te puedo decir…”.

-Aproximadamente…

“Unas cien más o menos. Aunque no sean de la asociación, muchas vienen para que las ayudemos”.

-¿Los payos se acercan, se interesan, colaboran y eso?

“Sí. Yo tengo muchas amistades que no son gitanas y que ayudan mucho a la asociación. Está abierta a todos”.

-¿Están integradas?

“Perfectamente. Estamos completamente adaptadas a la sociedad normal. Además, las de mi edad somos canarias de nacimiento”.

-¡Ah!

[Sonrisa evocadora] “Mi padre llevaba cincuenta años viviendo aquí.  Rafael [su marido] es de Málaga…”.

-¿Cómo se distribuye la comunidad gitana en Tenerife?

“En el barrio de La Candelaria [en La Cuesta] hay por lo menos 800 casas de familias, en Añaza habrá unas 300. En Santa Cruz hay pocas, diez o quince. En el Sur hay muchas más familias”.

-¿De qué manera encaja la cultura romaní en la convivencia general?

“Muy fácil.  Nuestra cultura la llevamos siempre con nosotros. Como españoles, respetamos las leyes españolas y también las gitanas”.

-¿Persisten los prejuicios?

“Sí, hay muchos estereotipos”.

-¿Quién es la persona gitana de mayor proyección social en Canarias?

[Baja la voz] “Aquí, la comunidad gitana ha permanecido un poco más apartada, no digo aislada, que en la Península. Hemos conservado unas costumbres algo más arcaicas. Gracias a Dios, se están rompiendo barreras”.

-¿Cuál es la relación con la política?

[Ríe] “Yo soy política. Ahora mismo, solo tres personas gitanas se han presentado en las listas electorales: yo, José [su  hijo] y mi marido. Espero que en el futuro seamos más. Tengo la esperanza de que algún día ocupemos un lugar desde donde podamos defender nuestra etnia y nuestros derechos”.

-¿Por qué no se ha avanzado?

“Gran parte de la culpa es nuestra, por no haber sabido exigir nuestros derechos. Tenemos que ser ambiciosos y escalar la montaña”.

-Para eso se necesita un gran esfuerzo…

[Risa] “Sí, pero hay que hacerlo. Si no hacemos un esfuerzo nunca llegaremos a ningún sitio, siempre nos quedaremos abajo. Para mí, el mayor orgullo de un ser humano es alcanzar la cima y decir que está ahí por sus méritos, que se encuentra en el sitio que se merece, que se lo ha ganado”.

-Claro, si alguien tiene miedo se puede caer del susto…

“Si tenemos miedo a que nos rechacen o nos pongan la zancadilla, jamás vamos a llegar… Ese miedo hay que quitarlo. En eso estamos trabajando [sonríe]”.

-La mayoría se dedica al comercio,  ¿no?

[“Tres pares de calcetines por un euro”, pregona Pili] “Sí”.

-¿Lo llevan en la sangre?

[Risas] “Eso está en la herencia. Nosotros somos de una rama especializada en la venta ambulante de ropa. Otros se dedican al metal. Los gitanos también son expertos en la doma de caballos, en la trata de animales…”.

-¿Y lo del flamenco?

“El flamenco es precioso. José Heredia se ha hecho promotor de espectáculos y ha traído a un par de grupos bastante buenos. Me sorprendió gratamente ver la gran cantidad de aficionados canarios”.

-¿En qué quedó aquel problema que existía con los carnés de conducir?

“Pienso que hay una cosa más valiosa que los carneses de conducir, aunque a las mujeres gitanas les hace falta para desplazarse por los pueblos y buscarse la vida dignamente. Yo no quiero que me den el pescado, sino una caña y que me enseñen a pescar. La formación es muy  importante hoy en día. Creo que lo de la ropa ya se terminó. No se gana mucho, es una vida muy aperreada y no la deseo para mis hijos”.

-¿Qué significa Romí Camela Naquerar?

“La mujer quiere hablar”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario