La batuta de Víctor Pablo

Víctor Pablo Pérez, director de orquesta. / El guiño

Maneja las manos cual cirujano de la música. Un clásico de la Sinfónica de Tenerife, Víctor Pablo Pérez dirige la Joven Orquesta de Canarias.

-¡Qué tal!
“En La Palma se está estupendamente. La Breña es una zona muy agradable, no hace mucho calor”.

-¿A qué suena la música de la naturaleza?
“Se escucha el silencio, que es muy interesante. Aprovecho para estudiar, repasar cosas”.

-¿Algo inminente?
“El día 21 tengo un concierto en el Festival de San Sebastián, durante la quincena donostiarra”.

-¿De qué trata?
“Una obra de Beethoven relevante, Cristo en el Monte de los Olivos”.

-En armoniosa compañía, se intuye…
“Con el Orfeón Donostiarra. Uno de los solistas es canario, Airam Hernández”.

-Un tenor tinerfeño…
“¡Sensacional! Y con la Orquesta Sinfónica de Euskadi. Estoy dándole vueltas”.

-¿Qué siente un director de orquesta experimentado con el “Música, maestro”?
[Risa] “Bueno, es una expresión polivalente. Para los músicos, un momento de máxima concentración”.

-¿La Orquesta Sinfónica de Tenerife es un desconcierto?
“No, lo que pasa es que está en una fase de transición. Los próximos dos o tres años van a ser fundamentales”.

-¿Cuáles son las perspectivas sobre su futuro?
“La orquesta debe seguir siendo un referente nacional y para eso necesita cubrir todas sus plazas vacantes”.

-¡Un coro!
“Son muchas. También, la gerencia y el director titular”.

-¿La batuta está en el aire?
“No se la puede dejar caer. Confío en que el Cabildo lleve la batuta de la Sinfónica de manera adecuada”.

-¡El canto de un arrorró!
“Una orquesta sinfónica está basada en quince pilares. Faltan nueve”.

-¡Bemoles! Tocata y fuga…
“Los músicos que están son fantásticos, pero no cabe duda de que la situación actual es insostenible”.

-¿Se necesita un mesías?
“Lo ideal es que el gerente y el director artístico se entiendan a la perfección”.

-Que no desafinen será un gran desafío…
“Interpretando la misma partitura, sí”.

-Al unísono…
“Acoplados”.

-¿Qué perfil se busca?
“Eso no lo sé exactamente”.

-¿Una aguja y un dedal?
“El tejido orquestal sinfónico español es joven, de unos treinta y tantos años, y requiere un cuidado extremo”.

-Si no se mece, como al bebé en la cuna, se desvanece…
“Podría ocurrir lo que en el siglo XIX con las bandas municipales de música”.

-¡Una desbandada!
“Se las ha ido dejando de lado y ahora languidecen”.

-¡Qué bandidos!
“Y ha sucedido igualmente con los teatros a la italiana. En España se construyeron más de cincuenta”.

-¡Inaudito!
“A finales del XX, medio centenar de auditorios. Sin una programación apropiada, entrarán en decadencia”.

-¿La voluntad política depende de la oportunidad?
“Se ha abierto la mano de los concursos públicos y lo que habría que hacer es no desperdiciar la ocasión”.

-En este escenario, los jóvenes no desentonan…
“Una gira por China en sus cuatro años de historia supone un hito para la Joven Orquesta de Canarias”.

-¿Marcha a buen ritmo?
“El recorrido por el País Vasco en 2022, con una actuación en el festival de San Sebastián, abona categoría”.

-Una generación entusiastamente prometedora…
“¡Fabulosa! Cada temporada nos sorprende con su nivel. La ilusión de los chicos es increíble”.

-Una proyección apoteósica, se presume…
“Representa un proyecto de entidad. Quiero agradecérselo al Gobierno de Canarias”.

-Aplausos…
“Particularmente, a su viceconsejero de Cultura, que es músico, Juan Márquez”.

-¿Conoce el trabajo?
“Es contrabajista, consciente de la trascendencia de esta enseñanza para los jóvenes canarios”.

-¿Contento?
“Yo estoy feliz de dirigir a estos jóvenes con energía y unas ganas locas de aprender”.

-¿Cómo concuerda el soplo del melodioso viento artístico con la repercusión del talento?
“Son tres encuentros anuales con un mínimo de quince conciertos en todas las islas”.

-¿Se rinde al compás de los movimientos?
“He tenido varias titularidades: Asturias, Tenerife, Galicia y la Comunidad de Madrid”.

-¿Bailes de tarimas?
“Nos paseamos como invitados por otras orquestas”.

-Unos vienen y otros, a Viena por Año Nuevo…
“Je, je, je… Ese famoso concierto es el sueño de algunos directores. No, en mi caso”.

-¡Si fuera zarzuela!
“Se intentó a través de Plácido Domingo. No hubo continuidad, desgraciadamente”.

-¿El folclore combina con el estilo clásico?
“¡Por qué no! Hemos grabado folías. La Orquesta Sinfónica de Tenerife ha sido pionera en música popular”.

-A golpe de timple…
“Benito Cabrera lo llevó al mundo sinfónico. Se ha demostrado que no es un instrumento pequeño”.

-¡Al lado de otros!
“El tamaño no importa”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario