La llave

La llave del placer. / El guiño

Uno de los contrastes entre un hombre y una mujer es que las dos cabezas de él son cerebros en ella. Así como el glande masculino se erige en un poder fálico que manda órdenes a la razón, el femenino está rodeado de 8.000 terminaciones nerviosas conectadas con el centro de inteligencia. El clítoris canaliza la energía de una emoción intensa (entusiasmo por algo o alguien) hacia la pasión desencadenante del orgasmo. Lo que cubre el capuchón es extremadamente sensible a las caricias, por lo que la estimulación sutil impone su lógica a la presión impulsiva. Rozar, frotar, palpar en círculos… La técnica define la táctica y las impresionantes sensaciones que se experimentan satisfacen el deseo. La llave del placer abre puertas que llevan al clímax. A través de la penetración -en la pared anterior de la vagina, detrás del hueso púbico, a cuatro centímetros de la entrada-, se visita al punto G. Si se toca ahí, ¡ya está!

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario