La luz del martes

Ana Guerra, cantante. / El guiño

Ana Guerra se arranca “las tiritas que cubren las heridas” para que se curen. Lo cuenta con música a la luz de la luna y del martes. El resto de la semana, también. A su ritmo. Ella las cierra cantando.

-Estarás encantada con el momento artístico que vives…
“Pues, la verdad es que sí. No me puedo quejar”.

-No como un vecino, que protesta cuando ensayas…
“¡Ah!, bueno… Estudio mucho. Una vez toqué el piano hasta las tres. Me disculpé y no ha vuelto a ocurrir”.

-Él insiste. ¿Busca ruido?
“No voy a entrar en polémicas. Hace como un año descubrí mi esencia en la música y en ello me centro”.

-A la vera del éxito…
“¡Muy feliz! He sacado un disco que va muchísimo conmigo y estoy haciendo giras”.

-¿Qué ha cambiado desde 2002, cuando apareciste en el programa Menudas estrellas?
“¡El mundo entero! Lo que no ha cambiado es esa niña ilusionada con la música y cuya pasión es cantar”.

-Se te abrió el camino…
“Tenía claro por dónde quería ir, qué dirección tomar. Obviamente, no sabía que me pasaría algo tan bonito”.

-¡Deseo cumplido!
“Estaba convencida de que de alguna manera iba a cantar. Actuaba en la calle y eso…”.

-La Operación triunfo de 2017 fue la consagración…
“Me siento ganadora, con permiso de Amaia [risa]. Significó una proyección”.

-¿Los participantes en aquella edición del concurso conservan el vínculo?
“Seguimos en contacto. Para quienes residimos en Madrid es más fácil. Nos llevamos superbién”.

-¿Qué reflexión sacaste de tu primer álbum de estudio?
“Que, entre tantos estilos musicales, me estaba encontrando. Una experiencia satisfactoria, realmente”.

-¿Qué ilumina La luz del martes? Curiosamente, el 24 de septiembre, cuando se publicó el disco, era viernes…
“Ilumina lo más profundo de mí. A veces siento vergüenza en los conciertos”.

-¿Por qué?
“Porque cuento historias que nunca compartiría en público. Voy con el alma abierta, expuesta”.

-Es una forma de ser para estar ahí…
“Está siendo fantástico, con una acogida espectacular”.

-¿El tema Tik Tak es un guiño al sencillo Ni la hora, mirando de reojo a Tik Tok?
“Sí. Digo: ‘Al principio no te daba ni la hora y ahora lo que quiero es sentir el tic tac de un reloj’. ¡A tope!”.

-El disco gira alrededor del eje promocional. ¿Cómo va?
“¡Bien! Arrancamos el 1 de octubre en Madrid, con 2.000 personas. Luego, Valencia, Cáceres, Gran Canaria…”.

-Cerca de casa…
“Estuvimos en el teatro Víctor Jara [Vecindario]. Además, la recaudación se destinó íntegramente a La Palma”.

-¡Palmas de aplausos!
“En la programación del día internacional contra la violencia hacia las mujeres”.

-Volcados ante la furia del volcán de Cumbre Vieja…
“La erupción volcánica es una catástrofe que me causa muchísima pena. ¡Un fuerte abrazo a los palmeros!”.

-Sin cita previa…
“En la entrega de los Premios Dial se estrenó la canción Virgen de las Nieves”.

-De Melendi…
“Un gesto solidario, de pura humanidad”.

-¿Para cuándo Tenerife?
“Está planteado para 2022. Todavía no hay una fecha”.

-En tu isla natal te esperan una sinfonía de emociones y un carnaval de sensaciones…
“Me apunto a un bombardeo, ¡je, je, je! Estuve de corista en una de las galas”.

-¡De buena gana!
“Con la Orquesta Sinfónica participé en el mítico concierto de Navidad”.

-La tradicional convocatoria en el puerto de Santa Cruz…
“Se lo propusieron al coro de voces infantiles del Conservatorio. Yo era la solista”.

-En 2020 diste las campanadas en Televisión Española…
“Acompañada por Roberto Herrera. Era un papelón para los dos, porque había que despedir el terrible 2020”.

-Con la pandemia, no estaba el horno para bollos…
“Con todo el respeto y la tristeza que se merecía ese año, en el que faltaba mucha gente por culpa de la covid”.

-No obstante, había que infundir ánimos para no rendirse al derrotismo…
“Se trataba de transmitir al público alegría y esperanza. Sentimientos contrapuestos. ¡Una misión complicada!”.

-¡Qué duda cabe de que el coronavirus ha sido un desarte!
“Unos de los sectores más perjudicados es el de la cultura, que ha padecido un castigo tremendo”.

-Pero no se achantaron…
“Durante el confinamiento, los artistas intentamos aportar nuestro granito de arena”.

-Muy despiertos, no renunciaron a los sueños…
“Hacía directos y cantaba casi todas las noches para espantar esa horrible pesadilla. Pensando en remontar”.

-¿De esta situación ha surgido alguna inspiración?
“Aparte de comprobar el efecto positivo que ejerce la música, no me apetecía recordar el trance”.

-El ritmo lo marcaban los latidos del corazón…
“En la desescalada sí compuse, cuarenta canciones”.

-¿Cuál cautiva más?
“Depende del lugar. En Andalucía funciona especialmente Me sobra el cuerpo; en Madrid, Mírame ahora…”.

-¿De aquí en adelante qué?
“Continuar siendo dichosa con la música”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario