La pascua electoral

El juego de las tres cabezas: Román Rodríguez (NC) se esconde de Miguel Cabrera (PP) y Antonio Castro, presidente del Parlamento de Canarias, llama a la calma. / Sergio Méndez
La Semana Santa anuncia la cuaresma electoral, un periodo de preparación para la plenitud democrática del 24M. La liturgia de los votos -del 8 al 22 de mayo- precede al domingo de gloria. En el día del juicio final, la calidad del arrepentimiento y el cambio de comportamientos dictarán sentencia: la resurrección o la condena eterna.

La iconografía católica representa a la Virgen con el corazón traspasado por un puñal en alusión a la profecía de Simeón, un anciano de la época de Jesucristo a quien los irreverentes suelen confundir con el vino Don Simón. “Ahora despides en paz a tu siervo, Señor, según tu palabra, pues han visto mis ojos tu salvación”, bendijo con el niño en sus brazos. La ofrenda de “un par de tórtolas o dos pichones de paloma” quizá no sea suficiente consuelo si se marea la perdiz. De las sagradas escrituras se desprende que Dios es benévolo pero no tonto de capirote. Por eso, no compra dagas a precio de oro. Bueno, no las acepta ni regaladas. Sí atiende a las plegarias de los penitentes consecuentes y promete redención a través de la doctrina del decreto divino por voluntad libre de los depositarios de la soberanía popular.

Más que ciega, la justicia es bella. La afean las conductas inapropiadas, peor si son malas acciones de cualquier servidor público. Cuando la responsabilidad entra en conflicto con la autoridad, la culpabilidad se socializa y las urnas hacen las veces de palanganas donde los autoproclamados incompetentes se lavan las manos para no equivocarse ante la muchedumbre.

Los reos bíblicos son los imputados políticos de la actualidad. La crucifixión se aplica al Estado de derecho por actos de presunta corrupción, un fenómeno cuya gravedad coloca el papa Francisco muy por encima del pecado. El pontífice rebate la “lógica mitológica del chivo expiatorio”, en referencia al individuo “acusado injustamente de las desgracias que afectan a una comunidad y, por ellos, sacrificado”.

La procesión va por barrios. Mientras a Fernando Clavijo le conceden el indulto preventivo, a Manuel Fumero lo visten de nazareno. El cortejo de las manolas, con mantillas y peinetas, se asoma a un vertedero de escombros en una finca rústica de Vilaflor. La fiscalía pide ocho años de inhabilitación por “usurpación y prevaricación”. No por la confección de las listas del PSOE al Cabildo y al Parlamento por Tenerife, sino por la ocupación de una parcela de unos 1.000 metros cuadrados para enseñar a los vecinos a reciclar. Eso quisiera practicar la mayoría silenciosa de los militantes socialistas con sus dirigentes. El cainismo devora las entrañas de los partidos, que se consumen en sus miserias. Tradicionalmente, las candidaturas son motivo de disputas. Casi siempre, por asuntos personales. A Lola Padrón se la tenían jurada y han cobrado venganza con las monedas que Judas les birlaba a los apóstoles. El comité federal la relegó al quinto lugar y en su sitio original situó a Teresa Cruz Oval. Fumero reposa en el cuarto oscuro del código ético.

Defenestran a la presidenta de la ejecutiva regional y del grupo. Igual que al portavoz, Manolo Fajardo. ¿Renovación o rencoración? “Hemos cedido todos”, zanjó Patricia Hernández en la presentación de la web de la candidata a la presidencia del Gobierno autonómico. “Hemos encontrado un equilibrio entre distintos perfiles”, soltó Patricia agarrada a la silla para no caerse.

En CC pintan bastos. Las velas de invocación y el incienso no dan abasto a los acólitos. Rogando y con el mazo machacando, sobre las cervicales de los costaleros van cargando el paso de la cofradía de la piedad. El grancanario Fernando Bañolas se desdobla -ejerce de contraguía y de flagelante- por una crisis de vocación de disciplinantes. Entretanto, el ritmo acompasado de la instrucción del caso Corredor pone en capilla el archivo de la causa. Clavijo saldrá a hombros, como está mandado. ¡Aleluya!

Bajo el palio de Podemos, Pablo Iglesias consagra a los capataces de las túnicas moradas de trece hermandades: María Pita Cárdenes, de la canaria.

Felices pascuas.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario