La reipública

El rey Juan Carlos, durante una visita a CanariasLa decisión se adoptó en el primer trimestre de este año y se iba a ejecutar antes del verano, pero el anuncio de la abdicación de Juan Carlos I se precipitó al lunes 2 de junio. Entre las causas del adelanto de la fecha prevista, se especula que la respuesta “responsable y contundente” del Gobierno de Canarias a los sondeos petrolíferos alteró los planes de la jefatura del Estado.

Bromas aparte, el impacto de la renuncia del monarca al trono es atronador y sus efectos son analgésicos. Lo que está detrás está por ver. Por delante viene “una generación que trae esperanza” para reparar las “serias cicatrices” de la demorragia, la democracia que sangra. El ejemplo del rey se lo echan en cara a Paulino Rivero, empeñado en repetir la candidatura de Coalición Canaria a pesar de ese “clamor” del que habla Ana Oramas.

El papel resolutorio de su majestad en la transformación democrática de España ha contribuido al “mayor desarrollo social y económico” de la nación. Tal cortés reconocimiento no quita lo valiente de una sensata reforma de la Constitución que acomode a las personas en un plano plural de igualdad individual y colectiva. La promesa de la unidad diversa coronará la cabeza de Felipe VI, cuya proclamación se ciñe a la legitimidad que le otorga la Carta Magna. Los signos de exclamación van seguidos de interrogantes que cuestionan el modelo que se dio en 1978 y que en 1981 no cedió al golpismo. Se abre aquí un paréntesis para subrayar que la insinuación de un referéndum para votar monarquía o república antes de que las Cortes redacten otro texto con letras de obligaciones y derechos significa escribir garabatos en el libro de las libertades de la soberanía popular.

Los renglones torcidos confunden la lectura y perjudican la comprensión del relato, estructurado en la construcción narrativa de una utopía pragmática: la reipública española.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario