La risa no se aprende

La risa ha sido definida como un lubricante sensitivo que une a las personas en la alegría y en la adversidad. Es, junto al alivio, una de las dos únicas expresiones emocionales instintivas. Las demás se aprenden de otras personas. Así lo cree Disa Sauter, investigadora del Instituto Max Plank de Psicolingüística, de Nimega (Holanda). Sus efectos sobre la salud física y mental son equiparables a los beneficios que proporciona la práctica sexual. No en vano la describen como el orgasmo del rostro y del alma. Risas de satisfacción o de burla comparten juegos de cama. Para seducir a la vida, nada mejor que una sonrisa.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario