La transparencia en telepresencia

La realidad virtual no es una ficción en la Administración autonómica de Canarias. Desde 2013, Gran Canaria y Tenerife se conectan a través del servicio de telepresencia de Cisco, de fibra óptica, suministrado sin coste adicional por Telefónica, la empresa adjudicataria del contrato de telecomunicaciones y redes.

La calidad de imagen y sonido es tal que la distancia no hace el olvido. Esta tecnología puntera y pionera transmite una extrasensorial percepción de cercanía que ubica a los interlocutores en un espacio multidimensional.

Los jueves, de 10.00 a 12.00, se reúnen en estas salas las unidades responsables de la información pública (URIP). Todo comenzó tres años atrás, de manera informal, antes de que en enero de 2015 entrara en vigor la ley canaria de transparencia. Tampoco se había aprobado la normativa básica nacional. El grupo se constituyó con la finalidad de construir el portal de transparencia, cuya versión renovada acaba de cumplir tres meses. En la cita semanal se persiguen dos objetivos fundamentales: unificar los criterios sobre la publicidad activa y repasar la casuística que se genera con las solicitudes de información por parte de la ciudadanía (en 2015 se registraron 91).

Actualmente hay creadas 22 URIP: 11 en el Gobierno (la presidencia y las 10 consejerías) y otras tantas en los organismos autónomos. Las fundaciones públicas, sociedades mercantiles y consorcios integrados en el sector autonómico también deberán establecer su correspondiente órgano de coordinación y supervisión, encargado de cumplir las obligaciones de información. La URIP canaliza los datos de su departamento, lleva el seguimiento y control de la correcta gestión de las demandas de acceso  y, en su defecto, de las reclamaciones. Ofrece apoyo y asesoramiento técnico en la tramitación y resolución de las peticiones, orienta en el ejercicio de este derecho, guía en la búsqueda de la información y se ocupa de la inscripción. Además, redacta informes sobre el grado de aplicación de la ley en su área de influencia competencial. La unidad depende de la secretaría general técnica o su equivalente.

El nexo entre las URIP es la dirección general de Transparencia y Participación Ciudadana, atribuciones que hoy recaen en Teófilo González. “Ahora mismo, la URIP es una pieza fundamental en el desarrollo y ejecución de la ley de transparencia”, declara al DIARIO durante uno de esos encuentros en las instalaciones de Santa Cruz. “Me están resultando de gran utilidad. Para mí, es una estructura absolutamente clave”.

González apela a la pedagogía para que la gente aprenda a valorar la transparencia. En marzo, el consejero Aarón Afonso no ocultó que “todo es mejorable” y, ante las críticas de la oposición, defendió la “voluntad” del Ejecutivo regional de no esconder nada. Quiso dejar claro que estamos inmersos en un “proceso continuo de actualización y progresión”. Las carencias motivan a trabajar con ahínco, los obstáculos son señales en el camino para avanzar y el interés despierta sueños dormidos.

En el barco que navega por las cristalinas aguas de la transparencia, cada palo aguanta su vela o naufraga la tripulación entera. Cuando en julio de 2014 se activó el portal, la Consejería de Presidencia asumió el cometido de  colocar el material que enviaban desde varios sitios. Ahora están repartidas las tareas y distribuidos los elogios o las afrentas. Si el reloj se atasca, mirar la hora es una pérdida de tiempo. Y eso genera frustración, admite Teófilo González. Que los bloques temáticos no sean un ladrillazo supone una evolución del concepto.

En esta tendencia aperturista, la colaboración institucional no es irrelevante. En abril, el director general visitó a la presidenta del Parlamento, Carolina Darias, en un momento en el que la Cámara ha relanzado su plan estratégico de transparencia. En un futuro próximo, la ciudadanía podrá enmendar iniciativas legislativas desde la calle mediante una plataforma electrónica de participación. Ya no hay que esperar para consultar, a través de la caja de búsqueda de la web, 200.000 entradas y 8.000 documentos en formato de PDF.

En la casa de  Teobaldo Power reside el comisionado de Transparencia y Acceso a la Información Pública, el “órgano de fomento, análisis, control y protección”. Entre sus encomiendas, realizará un  balance anual sobre el cumplimiento de la ley de transparencia y lo expondrá ante los representantes de  la soberanía  popular. En estos menesteres se estrena Daniel Cerdán, que el martes 31 de mayo comparecerá ante la comisión pertinente.

Publicado el por DNM en Reportajes, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario