Las contrariedades de confundir la biología con la ideología

La sonrisa es una cosquilla emocional. / El guiño
El conocimiento impulsa el entendimiento y la ignorancia alienta la discrepancia. Confundir la biología con la ideología engendra contrariedades. El conflicto de género incorpora un componente generacional, de adaptación a la evolución de la sociedad. La aristócrata, escritora, filósofa y científica Margaret Cavendish (1623-1673) desafió los cánones tradicionales: “Una educación pobre, la exclusión de las instituciones, la subordinación política en el hogar, la experiencia fisiológica del parto y la constante visión de que las mujeres son incompetentes, irresponsables, que no tienen inteligencia y que son irracionales”. Clara Campoamor Rodríguez (1888- 1972) contribuyó al advenimiento, en 1931, del sufragio femenino en España, efectivo desde los comicios de 1933. Fue por cesárea. Hasta entonces, podían ser electas (pasivas) y no electoras (activas). Diputada por Madrid en la lista del Partido Radical, Campoamor impuso sus tesis a las de Victoria Kent Siano, del Partido Republicano Radical Socialista (en el 36 concurrió con el Frente Popular). La mayoría de la izquierda (incluida una facción minoritaria del PSOE) recelaba del voto de las mujeres porque intuía que ese derecho beneficiaría a la derecha. “Resolved lo que queráis, pero afrontando la responsabilidad de dar entrada a esa mitad de género humano para que la política sea cosa de dos, porque solo hay una cosa que hace un sexo solo: alumbrar”. Vivas, libres, unidas por la igualdad y, habría que añadir, divertidas. Una investigación destapa que los hombres prefieren que les rían las gracias y ellas valoran que las hagan reír. Liana Hone, la autora principal, observa que “las mujeres encuentran la capacidad de hacer reír a la gente como un signo de inteligencia y con la clase de genes de calidad que querrían para sus hijos”. La que es ingeniosa exigirá que él esté a su nivel intelectual. Sí, seguro.

Publicado el por DNM en Desenfoque ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario