“Los goles los marca el corazón del aficionado”

El periodista tinerfeño Juan Cruz Ruiz viaja al corazón del fútbol a través de unas arterias por las que corre sangre blaugrana. Su pasión por este deporte contiene muchas emociones.

-¿Por qué el fútbol despierta tantos sueños?

“Porque los horarios de los partidos están locos y los aficionados pierden el sueño para verlos”.

-¿Los que ponen los horarios de los partidos se han quedado en fuera de juego?

“Yo creo que están tratando de hacer negocio con la pasión de los otros”.

-¿El acoso a la radio es penalti?

“Es gol en propia meta”.

-Son inseparables…

“El fútbol existe gracias a la radio. Los de mi tiempo nos hicimos aficionados por lo que oíamos. Aún hoy, cuando vemos los partidos, no nos los creemos hasta que no lo escuchamos por la radio”.

-Con tanto desorden, se ha perdido la emoción del carrusel…

“Sí, sí… ¡Gol en Las Gaunas! No es posible imaginar nuestra juventud sin la radio. Ahora, cuando lo ves por la televisión te parece otro partido”.

-Y la señal llega con retardo.

“En la radio es más verdadero”.

-¿El corazón marca goles?

“El corazón es el que marca los goles. El corazón de un aficionado al fútbol tiene la capacidad intuitiva de los perros. Nosotros sabemos cuándo nos van a marcar un gol. Lo sabemos mejor que cuando lo vamos a meter nosotros”.

-¿El barcelonismo es más que un fervor antimadridista?

“Yo estoy cada día más en contra de esa dicotomía. Lo hermoso del fútbol es que te guste y, en segundo lugar, que te guste tu equipo”.

-¿Un fracaso se remata de cabeza?       

“Un fracaso se remata con melancolía” [lo descubrió cuando el Barcelona perdió una final ante el Benfica].
-¿Guardiola es sentimental y Mourinho pasional?

“Los dos son pasionales. Lo que pasa es que Guardiola es aficionado al Barça y Mourinho lo es a él mismo”.

-¿El golpe franco es democrático?

“Es franquista cuando va contra tu equipo y cuando va contra el otro es justo”.

-¿Las jugadas “ilegales” no las debería pitar un juez?

“Antirreglamentarias, claro. Si los partidos los arbitraran los aficionados, no acabarían nunca”.

-Serían interminables…

“Hay que elegir a alguien”.

-¿El balompié ha creado otro lenguaje?

“El lenguaje del fútbol es el que se juega en el campo y es el que nosotros aprendimos en el patio de la escuela. Todo lo demás son pedantería”.

-Hoy en día se elaboran crónicas de gran nivel. Algunas son piezas literarias…

“Cada día de escribe mejor de fútbol. Hay gente como Segurola, Relaño y Sámano que se expresan de maravilla”.

-A los jugadores del Tenerife les vendrían bien unos caramelos de menta, para que se mentalicen.

“Mejor, caramelos de café para que estén despiertos”.

-¿Todavía escuecen las heridas de aquellas dos ligas que se le escaparon al Real Madrid en el Rodríguez López?

“Supongo que a los madridistas les escuecen. Pero a los barcelonistas nos encanta esa memoria”.

-El libro da pases entre líneas…

“Hombre, está creando interés. Para un escritor, publicar un libro y que tenga eco siempre es satisfactorio. Y para un editor, no digamos”.

-¿Qué personaje de los mencionados en esas páginas es el que más siente este deporte?

“El que más lo siente está en la grada y no aparece en las noticias”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario