Los replicantes

Parlamento canario (debate_25mar2014)

Debate de política general en el Parlamento de Canarias. Foto: Fran Pallero

Quienes alcanzan el poder con demagogia terminan haciéndole pagar al país un precio muy caro. Esta sentencia no figura en un lugar destacado del Parlamento de Canarias. La pronunció Adolfo Suárez en la campaña electoral de 1977. “Pertenezco por convicción y talante a una mayoría de ciudadanos que desea hablar un lenguaje moderado, de concordia y conciliación”. Esta corresponde al día en que fue elegido presidente del Gobierno, el 6 de julio de 1976.

La memoria del copiloto, junto al rey Juan Carlos, de la transición a la democracia ocupó un asiento en la tribuna de honor de la Cámara regional con ocasión del debate anual de política general. El 112 reportó un aterrizaje forzoso. Era una falsa alarma, una tormenta en un vaso de agua. “Con sensibilidad y buen instinto, su labor [la de Suárez] se engrandece con el paso de los años”, proclamó Antonio Castro al leer la declaración institucional del Legislativo. Después,  en el preámbulo de su discurso y tras un minuto de silencio seguido de una ovación, Paulino Rivero anunció la concesión del Collar de la Orden Islas Canarias.

Para enmarcar son algunas frases lapidarias esculpidas por el jefe del Ejecutivo autonómico. “Las cosas todavía no están bien, pero están mejor que en 2013”, dijo al principio. Luego aconsejó: “Reconozcamos dónde estamos para saber hacia dónde vamos”. Eso mismo le recomendó la oposición en la confrontación vespertina. Por la mañana, Rivero disparó una batería de iniciativas de reactivación económica y cohesión social en consonancia con las ya “cumplidas”. O de eso presumió. En la reanudación,  Asier Antona (PP) y Román Rodríguez (NC) detonaron torpedos de largo recorrido contra la línea de flotación del bipartito. La carga de profundidad no quitó que las cabezas nucleares llevaran flores en la boca como invitación al diálogo. Sacaron la cinta métrica para medir las promesas y a ninguno de los dos le dio lo suficiente como para felicitar al alto dirigente por su gestión diligente. Insinuaron que, ya que tanto alardeaba de los estupendos indicadores del turismo, que se tomara unas vacaciones indefinidas. En otras palabras, que se largara a mudar. Pero en el fondo se quieren, quizá más que entre los propios compañeros. En los pasillos se cruzan miradas y se estrechan manos. No en vano, fuera del salón de plenos son como hermanos. Y hasta comparten enredos. Tal vez dentro no sean tan sinceros.  Señalan con el dedo lo que al adversario le importa un bledo.

Crecido con los datos al alza, a Paulino Rivero le sobran “la fuerza y la ilusión” para sacar esto adelante. Se envalentonó ante Antón Pirulero. Que cada cual atienda a su juego, y el que no que suelte prenda.

En tiempo de descuento (gesto de arrancar hojas del relato presidencial), el intendente del grupo popular  pegó un “volantazo social” que chocó contra un muro y el portavoz de Nueva Canarias provocó una explosión de gas al raspar un fósforo para ver la luz al final del túnel.

Si no hay con qué alumbrar el futuro, apaga y vámonos. ¡Que la llama sea de esperanza!

La calamidad clama al cielo.  “La situación está muy mal y empeora para la mayoría de los canarios”, conjeturó Román Rodríguez desde el estrado. Sus profecías son para echarse a temblar: “Más paro, más miseria y pésimos servicios sociales”. Socorro, que viene el lobo. Frente al desencanto, el consenso impone su ley. Si invade competencias pletóricas habrá que recurrirla ante el Tribunal de la Concordia.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario