Los sindicalistas suspenden el asalto por falta de efectivos

Si nos llevamos por lo que estaba previsto que ocurriera, ni “unidad” ni “acción”. Solo diez personas se concentraron ante las oficinas del Servicio Canario de Empleo (SCE) en Ofra. El plan era escenificar un encierro, pero la ocupación se suspendió por escasez de efectivos. No había   suficientes como para llamar la atención. Ni siquiera entraron. “Se quedaron arriba”, informó una guardia de seguridad.

Uno de los que sí estaban era el secretario general de Comisiones Obreras en Canarias, Juan Jesús Arteaga, que en el reciente congreso regional de la UGT confabuló con la historia de la rana que no sabía que estaba hervida. ¿Una metáfora del movimiento sindical? Posiblemente. Con unas estructuras desmanteladas, la conciencia cansada y los recursos congelados, no se dan las condiciones para transformar el malestar en fuerza productiva.

“Imaginen una cazuela llena de agua, en cuyo interior nada tranquilamente una rana. Se está calentando la cazuela a fuego lento. Al cabo de un rato, el agua está tibia. A la rana, esto le parece bastante agradable, y sigue nadando”. Hay quien piensa que  este cuento debería formar parte de la formación de los sindicalistas como método de motivación. “Las circunstancias obligan a tragar muchos sapos”, se justifica algún que otro activista de despacho. Sube la temperatura  y el agua está un poco más caliente de lo que suele gustarle a la rana. Sin embargo, ella no se inquieta. “El calor siempre le produce algo de fatiga y somnolencia”.

Visto así, las amenazas de huelga general que vierten las centrales mayoritarias son burbujas que se amontonan en la superficie del caldero. Faltan los ingredientes necesarios para hacer un buen caldo.

“No merece la pena que vengan”. Este fue el mensaje que recibieron los dirigentes de USO al terminar su asamblea en la Casa Sindical. Y no fueron.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario