“Los sindicalistas tenemos vicios y también virtudes”

Sindicalismo vertical es subir a pie hasta la undécima planta de la Casa Sindical porque el ascensor está parado. En USO pregunto por José Ramón, que no me esperaba. Lo sorprendo revolviendo papeles, busco sitio y hablamos sin ponernos demasiado trascendentes.

-¿Qué es un sindicalista?

“Buena pregunta”.

-Filosófica…

“Tal como entiendo yo el sindicalismo, el sindicalista es una persona preocupada por el desarrollo social y que en esencia debe ser rebelde. Le arrebata y le repudia la injusticia social y actúa de manera organizada”.

-¿Por qué hay tantos sindicatos?

“En principio, no sé si es bueno o malo. Yo creo que lo razonable sería que hubiera menos sindicatos, porque la dispersión debilita la causa común”.

-Se oyen comentarios crueles: “Cuando más trabajan es en una huelga…”

“Sí, yo siempre huyo de los estereotipos y de la crítica fácil. Suelen ser comentarios graciosos que no responden a la verdad absoluta, por lo menos tal y como lo vivimos en la USO”.

-Son personas…

“Efectivamente, tenemos los vicios y las virtudes del conjunto de la sociedad. Lo que ocurre es que la gente espera de los sindicatos un comportamiento casi sacerdotal…”

-Milagrosos…

“Creo que es una exigencia que tampoco es justa. Se pretende que los sindicalistas seamos extremadamente virtuosos, extremadamente desprendidos, extremadamente… La pretensión no debería ser esa. También es cierto que determinados sindicatos se han acomodado y eso ha sido percibido en la calle, pero esa imagen solo responde a una parte de la realidad. No a toda, afortunadamente”.

-Recuérdame cómo te metiste en esto…

“Me afilié a USO en 1976. Lo de afiliarme es un decir, porque todavía estábamos en la clandestinidad. Para ingresar tuve que hacer un cursillo de una semana en la parte trasera de una iglesia por motivos de seguridad, para evitar filtraciones de la policía. Participé desde mi sindicato en la incipiente democracia. Eran tiempos de muchísimo trabajo y de una enorme ilusión. Cinco años después me despidieron…”

-¿En qué sector?

“Agencias de aduanas”.

-¡Ah!

“Y desde entonces estoy dedicado exclusivamente a las tareas sindicales”.

-¿Desde cuándo ejerces de secretario general?

“Déjame hacer memoria… Dos mandatos más los que llevo ahora, diez años”.

-¿En qué federación?

“Ahora, en ninguna y en todas. Antes estaba en la federación de transportes, a pesar de que en mi vida he cogido un camión, un barco o un avión [risa]… Ni un tren”.

-Hablabas de los curas… ¿USO es un sindicato confesional?

“Esa es otra de las leyendas creadas de manera interesada. Al igual que otras organizaciones de izquierdas, nosotros nacimos en el seno de los movimientos cristianos de base, años cincuenta…”

-Comisiones Obreras…

“Sin ir más lejos. El único espacio físico donde la gente se podía reunir sin mucho riesgo de ser detenida era dentro del ámbito y con el cobijo de los llamados curas sociales, muy comprometidos con la lucha obrera y con el cambio de sistema. En ese ámbito, y a través de la Organización Obrera Católica, se decidió organizar un sindicato independiente, que no fuera confesional y que abarcara a todas las ideologías y creencias. Con esos fundamentos surgió la USO, rabiosamente independiente de partidos políticos y de cualquier tipo de confesión. Luego, cada uno puede profesar la religión que quiera y afiliarse al partido que estime conveniente”.

-¿Hay alguna tendencia, política o religiosa, incompatible con los estatutos?

“Todo lo que sea antidemocrático”.

-Y violento, lógicamente…

“Obviamente, la violencia es un comportamiento antidemocrático”.

-El movimiento sindical ha evolucionado desde la confrontación hacia la concertación. ¿Para conseguir mejoras sociales es indispensable encender una vela a Dios y otra al diablo?

“La concertación es un medio. El problema es que existen sindicatos que la han hecho un fin en sí misma; no para las mayorías sociales, sino para sus intereses. Han puesto todas las velas en el mismo candelabro. Y están desentrenados por falta de gimnasia sindical”.

-¿Hay que ser muy creyente para comulgar con la política de austeridad?

“La austeridad es una política al servicio de los grandes capitales”.

-¿Un pecado capital?

[Risas] “Confieso que me llevo muy mal con los pecados. Mis mandamientos son los valores éticos y democráticos”.

-¿La reforma laboral ha provocado EREcciones? Interprétalo como quieras…

[Risas] “La reforma laboral es un arma de destrucción masiva… De empleo y de tejido social”.

José Ramón Rodríguez Pérez, secretario general de USO-Canarias
 
Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario