“Me siento libre porque puedo elegir mis sueños”

Jonathan García González, nadador


Jonathan García González, nadador. / El guiñoLas páginas de un libro son las alas con las que vuela la imaginación. Jonathan emerge en un océano de palabras desordenadas y reescribe su vida como si nada.

-¿Nadas a contracorriente?

“Pues, sí. Mi vida ha sido eso: una lucha a contracorriente. Las cosas han salido bien, pero he tenido que batallar mucho”.

-¿Cuándo descubriste el valor de la libertad?

“Curiosamente, el día que entré en prisión fue cuando descubrí que era realmente libre, un hombre que podía elegir la capacidad de sus sueños, de afrontar las situaciones. Pasé mucho tiempo aislado y cuando entré en la cárcel fue como un bautizo. El valor de la libertad está por encima de los muros, de las limitaciones que nos ponen a diario”.

-Desde la perspectiva de hoy, ¿hubieras actuado de otra manera?

“Arrepentimiento, siempre. De hecho, lo demostré antes de entrar en la cárcel. A falta de noventa días me dio por cruzar las islas a nado. Hice La Gomera-Tenerife en once horas y media; Gibraltar, en dos horas y diecisiete [minutos]; Lanzarote y Fuerteventura, en tres horas y media, de noche. Creo que fue una muestra de perdón, de redención, por los errores cometidos. En la cárcel también intenté compensar la balanza, secar las lágrimas que había derramado mi madre. Escribí mi libro, me formé, saqué el curso de auxiliar de veterinaria, monitor deportivo, aprendí a tocar el piano y la guitarra allí dentro. Entrené, dando vueltas al patio, para nadar del auditorio a Candelaria. Lo conseguí en seis horas y media. Un año después lo repetí encadenado y solo, porque no había apoyos. Salía de permiso y daba charlas a los pibes…”.

-¿Has roto las cadenas?

“Hombre, las cadenas las sigo teniendo. Las limitaciones son un muro. Pero me siento más libre que mucha gente. Puedo elegir”.

-¿Nunca has desfallecido?

“No. Cuando yo llevaba veintitrés horas nadando en este último reto, mi hombro se partió y el notario de la Federación Española de Natación me aconsejó que lo dejara. Yo le respondía que no podía. ¡Qué ejemplo iba a dar a los chicos! Nadé con un brazo y terminé las 32 horas seguidas con el impulso de una mano. Esa decisión que tomé hizo cambiar el rumbo de mucha gente, igual que el libro”.

-¿Qué preparas ahora?

“Con la financiación de este libro [disponible en los puntos de venta de Diario de Avisos], voy a unir Gran Canaria con Tenerife este agosto. Desde Maspalomas hasta Las Teresitas. Unas 45 horas en el agua para recorrer unos 110 kilómetros. Ya está preparado el plan de seguridad”.

-Tras haberte zambullido en un océano de lágrimas, ¿qué anhelas?

[Su mirada se expande al horizonte] “Este libro tiene que llegar más lejos. Estoy mandándolo a las productoras. Me encantaría que hicieran una película”.

-¿Qué desenlace se te ocurre?

“Yo pondría al final un grito de libertad”.

-¿Cuál sería el mayor reto de tu vida?

“¿Mi mayor reto? Encontrar el amor”.

-¿Este libro es un desahogo en un mar de dudas?

“Mi vida ha sido un verdadero desastre y la he reorganizado. Si yo puedo cambiarla, cualquiera puede. El libro me ha aportado ilusión, fe, fuerza y empuje”.

Jonathan García González, con el libro 'La libertad es poder elegir'. / El guiño

-¿En lágrimas de felicidad te has bañado también?

[Risa] “Claro que sí. Ahora mismo estoy feliz. Hubo un momento dentro de la cárcel y en mi infancia en que casi se me había olvidado lo que era sonreír”.

-¿Qué te provoca la risa?

“Ver a mi familia feliz, que consigo los proyectos, ver a esos pibes que se me acercan a diario: ‘¡Oye, Jonathan, gracias!’. O cuando dicen que soy famoso porque salgo en la tele [ríe]. Detrás de esa imagen hay un Jonathan sensible, una persona que tiene sentimientos y los intenta expresar”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario