Oposición obtusa

La ruptura del pacto con CC situó al PSOE al lado del PP, físicamente, en el hemiciclo del Parlamento. / Fran Pallero

A Fernando Clavijo le afean que presuma de éxitos que son de otros. “Lo que mejor funciona en Canarias no es competencia del Gobierno autonómico”, le dicen a la cara desde las bancadas de enfrente. Efectivamente, el mérito de que el presidente haya aguantado el tipo debilitado y en minoría habría que atribuírselo a la oposición. A Pedro Sánchez le chafaron sus únicos Presupuestos, lo que le obligó a disolver las cámaras. Clavijo sacó adelante los cuatro de la novena legislatura: con CC, el PSOE, el PP y ASG en distintas circunstancias. Las cuentas para componer una alternativa se diluyeron en los cuentos. Ni la moción de censura ni la cuestión de confianza prosperaron.  

Uno de los mayores logros del PSOE, el PP, Podemos y Nueva Canarias -si no el que más- ha sido el de la reforma del sistema electoral, que fulmina la triple paridad del “rancio insularismo”. Hasta en eso se ha apropiado del relato. “Fiel a sus malas artes”,  modifica el código de la patente y vende la mercancía como si fuera una idea suya. Lo acusan de pasarse de listo por intentar confundir a la ciudadanía con las dos circunscripciones en una votación de la que saldrá un Parlamento de 70 escaños.

Mientras la estabilidad del Ejecutivo de coalición entre CC y el PSOE se tambaleaba, el juego de las sillas resultaba mareante y cansino. En dieciséis meses de tenderete, quien quiera que estuviera pendiente de sus tribulaciones asistió a un espectáculo afrentoso. La portavoz del grupo de Podemos, Noemí Santana, aventuró que, en política, “lo inevitable acaba sucediendo, y es obvio que Clavijo estaría más cómodo con el Partido Popular”. Casi acierta en su predicción. Los socialistas no tardaron en quejarse de las patadas en las canillas bajo la mesa. Pronto dudaron de la credibilidad del mandatario. El PP ofreció sus servicios: “Estamos en los lugares en los que se necesite un Gobierno serio, que deje el ruido y se mantenga en la gestión”.

El PSOE dio por rota la relación institucional tres meses antes de que se consumara el divorcio. Ya estaba de luna de miel con el PP, a escondidas. La desconfianza afloró. La por aquel entonces vicepresidenta, Patricia Hernández, admitió que había “tensiones” en diferentes asuntos, como los achaques financieros en el área de Sanidad. Al igual que en un matrimonio renqueante, el Comité Permanente de CC se mostró interesado en hablar con el PSOE para salvar la unión. El secretario general de Coalición Canaria, José Miguel Barragán, confirmó el 27 octubre de 2016 la existencia de “contactos” entre José Miguel Pérez (PSOE) y Asier Antona (PP). Patricia Hernández desmintió el rumor: “El PSOE ha mandado un comunicado de prensa en el que niega esa información y asegura que esas conversaciones no se han producido”. El día 29 del mismo mes, Román Rodríguez (NC) interpretó que la “vuelta al redil” de CC del PSOE” suponía que la crisis continuaba. Pérez y Barragán consensuaron una satisfacción mutua que zanjaba cualquier “disfunción”, ante la impotencia de cambiar de pareja. Antona confesó que tanto el PSOE como CC habían “tocado” al PP para sondear su predisposición a participar en la Administración regional: “A los dos les hemos trasladado el mensaje de que no nos prestamos a ninguna carambola. Dado el permanente conflicto, no parece que vaya a ser esta su última crisis. Todo dependerá de la capacidad de provocación de Coalición Canaria”.

Una cena de Clavijo con Antona al cabo de 24 horas de que los socialistas se levantaran del Consejo de Gobierno por las desavenencias en torno al Fdcan alimentó los recelos. Luego, Clavijo selló un acuerdo con el PP para que los recursos del Fondo de Desarrollo de Canarias se distribuyeran conforme a los criterios del REF. Valoró su “generosidad” al “desprenderse de parte de sus argumentos”.   Y el PSOE le agradeció su influencia para que CC recondujera el reparto del Fdcan. Pese a las caricias, Antona insistió en que el PP no se dejaría “utilizar” por CC ni por el PSOE: “No tenemos ningún tipo de ansiedad. El PP no entrará en el Gobierno pase lo que pase”. Deseó que la Navidad llevara “reconciliación, concordia, amor y paz” a la cohabitación. Clavijo abrió un proceso de reflexión: “Así no podemos seguir”. Se les agotó el repertorio de los villancicos y el 24 de diciembre de 2016 se montó el belén. Noemí Santana alentó un movimiento de figuras en el portal: “Es una estafa democrática que el tercer partido más votado tenga secuestrada a Canarias”. El presidente de la gestora del PSOE de Canarias, José Miguel Fraga, solemnizó la retirada de la confianza a Fernando Clavijo. Román Rodríguez alertó de que la reticencia del presidente a someterse al aval del Parlamento abocaba a Canarias a una “situación preocupante” por la decisión “unilateral” de Clavijo de formar un Gabinete monocolor: “Se encamina a desvirtuar la opinión expresada en las urnas por el pueblo canario”.

El concurso de CC y NC para facilitarle la labor a Mariano Rajoy colocó a Asier Antona ante la tesitura de emular el desafío de Cincuenta sombras de Grey: cómo amarrar compromisos y librarse de las ataduras. “No seré un pirómano”, avisó.

En enero de 2017 se creó un grupo de “trabajo en positivo y sin revanchismos” ante un Gobierno “en precario”. El diálogo lo inició Rodríguez Fraga con Asier Antona y Román Rodríguez. Posteriormente se incorporaron Podemos y Agrupación Socialista Gomera. El horizonte se situó en la “gestión de las “aspiraciones de la sociedad canaria. “No pretendemos gobernar desde el Parlamento, sería perverso, pero sí reivindicar su papel en un proceso de cambio que está empezando”.

En junio de 2017, el PP pidió a CC un molde de la cerradura del Gobierno para acometer “reformas orientadas a mejorar la calidad de los servicios públicos y dinamizar la economía”, con el beneplácito de la dirección nacional. En la primera cita, sus interlocutores entregaron un documento con cinco de las siete demandas: faltaban la fiscalidad y el régimen electoral. Se conjuraron para materializar esa colaboración “sincera y transparente” antes de agosto. La exigencia del PP de recortar el Impuesto General Indirecto Canario (IGIC) del 7% al 5% rebajó las expectativas, porque CC defendía un ajuste “moderno” y gradual para no deteriorar las arcas autonómicas. “Para darle el dinero a los bancos, se lo devuelvo a los canarios”, proclamó Clavijo en octubre de 2018. Antona le dobló el pulso: el PP condicionó el apoyo a los Presupuestos a una reducción de impuestos, los servicios esenciales, las políticas sociales y la contención del gasto público.

Tras 30 años de hegemonía, el adelanto a Coalición Canaria está subordinado a la fluidez del tráfico en la carretera electoral.


La lección del Parlamento al Ejecutivo por los videojuegos escolares

El 12 de septiembre de 2018, el Parlamento rechazó “enérgicamente”, con los únicos votos en contra del grupo Nacionalista (CC-PNC), la liga escolar de videojuegos promovida por el Gobierno de Fernando Clavijo. Aunque era una proposición no de ley, presentada por Nueva Canarias, surtió el efecto que perseguía.

En febrero de 2017, el Ejecutivo se quedó solo en su defensa del proyecto de las torretas para el tendido aéreo en Lanzarote y Fuerteventura. El apoyo a la PNL de NC fue unánime. En abril, la Cámara tumbó, con el único voto a favor de CC-PNC y la abstención de ASG, la proposición de ley presentada por el Cabildo de Tenerife para ordenar los barrancos de Güímar. En agosto de 2017, el PSOE, el PP, Podemos y NC forzaron sendas comparecencias de José Manuel Baltar (Sanidad) y Nieves Lady Barreto (Política Territorial) en dos comisiones urgentes sobre la presencia de microalgas en las costas. El plan de choque frente a la pobreza y la exclusión social motivó una sesión monográfica.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario