“Creo en un periodismo de sentimientos”

En su libro Contra la neutralidad, Pascual Serrano reivindica el activismo periodístico a través de las experiencias de cinco legendarios reporteros pletóricos de “sentimientos y emociones”. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

Y yo, con estos pelos

Ya está otra vez aquí el carnaval (para mí, en minúscula). ¡Y yo, con estos pelos! Nunca he sido un hippie. Tampoco me voy a disfrazar de lo que dicten las autoridades. Ahora están intentando convencerme para que participe  en esa pantomima institucional. La verdad es que me lo estoy pensando. Igual se me cruzan los cables y hago el ridículo; algo que, por otra parte, no me exige un gran esfuerzo. Lo malo es que, para mí, más de tres personas son multitud. Me  agobian las aglomeraciones. Y hasta puede que me confundan con un carnavalero. Sí, sí… ¡Veremos!  Sigue leyendo

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

“El amor es fortuito, no hay fórmulas mágicas”

El amor es una puerta giratoria: se abre cuando menos lo esperas y te da en las narices si desesperas. En la torre de las relaciones personales, la psicóloga Ana Morales Cano dirige con pasión la agencia Centro Par.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

Doce ramos de ilusión

Las doce aspirantes a reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife se autoabastecen de belleza. Durante la tradicional recepción en el Ayuntamiento chicharrero, el alcalde agasajó a las candidatas con sendos ramos de ilusión. El día de la presentación oficial en el reloj de flores del parque García Sanabria sonó la hora que marcaban los pétalos de rosa.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

“Pensar ya no está de moda”

Leontxo García juega al ajedrez sin sacar el tablero. Cada respuesta suya es una lección magistral de inteligencia emocional. Su habilidad dialéctica pone en jaque al aburrimiento.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El barco encalla y el capitán calla

El barco se hundía y el capitán se bajó para saludar. El tal Francesco Schettino se tomó unas vacaciones durante el naufragio del crucero Costa Concordia en la isla italiana de Giglio, cien años después de la tragedia del Titanic. Cuando el navío encalló, el cretino calló. Guiado por los cantos de sirena, pensó que había llegado a Creta. Como no concretó la posición, su reputación varó.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?