Parque de atracciones

Asier Antona y Australia Navarro saludan a Fernando Clavijo en la sesión de investidura. / Fran Pallero
Asier Antona duda entre subirse al tiovivo con Fernando Clavijo y pilotar la oposición en la pista de coches locos. El líder del PP de Canarias diseña un plan de choque por si fracasa la negociación con CC. En la antesala de la tercera reunión de la comisión bilateral, la reforma fiscal desequilibró la mesa de diálogo. Ante el riesgo de que las   discrepancias desencadenaran desavenencias irreconciliables, la cita se pospuso sin fecha.

En el parque de atracciones, el carrusel gira alrededor de un vértice de espacio-tiempo a una velocidad que fusiona el momento presente con un instante del pasado. El 6 y 7 de julio de 2015, Clavijo programó su porvenir en un reloj despertador que se metió en el bolsillo a modo de asistente personal. En la sesión de investidura, estrecharon las manecillas los 18 diputados de CC-PNC, los 15 del PSOE y los 3 de ASG. No eran de su cuerda el PP, Podemos ni Nueva Canarias. Ahora, las agujas marcan las costuras del tejemaneje de la estabilidad. Antona ofreció “consenso, no consentimiento”, unas expresivas palabras bumerán que, como las oscuras golondrinas de Gustavo Adolfo Bécquer, sus nidos en el balcón colgarán y, otra vez, con el ala pegada a los cristales jugando llamarán. “No basta con cambiar las caras, sino las formas, siendo eficaces en la gestión. El buen rollito no garantiza nada si no hay proyecto, porque de eso no viven los canarios”.  Criticó el “más de lo mismo” de una ristra de “generalidades y sin compromisos”. Veía en él los andares de Paulino Rivero. El presidente del grupo Popular reivindicó “una política económica que remueva obstáculos” y una fiscalidad “valiente” que llevara el IGIC al escenario de 2012 y bajara el tramo autonómico del IRPF. La marmota pronosticó el fin del invierno y un tórrido verano. Antona impugnó el sistema electoral: “No es lógico ni higiénico que la tercera fuerza en votos sea la primera en escaños o que Ciudadanos quede fuera de la Cámara con más de 54.000 sufragios”.  Son dos palos en las ruedas que frenan el avance en el acercamiento.

El 14 de septiembre de 2015, Clavijo calificó de “mero ruido” las tensiones entre CC y el PSOE: “Yo distingo la labor del Gobierno, que ha trabaja con total dedicación estos meses y no se despista, de las decisiones de los partidos”. En el debate de política general de marzo de 2016, aceptó el “reto” del PP de compartir una agenda de “prioridades”, tras un discurso que Antona tachó de “pobre, triste, conservador y complaciente”.

El 27 octubre de 2016, la portavoz parlamentaria del Partido Popular, Australia Navarro, negó una moción de censura a Clavijo impulsada por PSOE -aún en el Ejecutivo-, PP y NC. Se desentendió del “culebrón esperpéntico con intrigas permanentes”.

Veinticuatro horas después de que los cuatro representantes socialistas se levantaran del Consejo de Gobierno por las divergencias sobre el reparto del Fondo de Desarrollo de Canarias, Clavijo y Antona alimentaron las especulaciones al cenar a la conclusión de un pleno, el 29 de noviembre de 2016 en Santa Cruz de Tenerife. El 12 de diciembre, el dirigente del PP juntó el pulgar y el meñique para sugerir con los otros dedos remedios a la crisis: “Que Clavijo destituya a los socialistas, que estos se vayan o que se reconcilien”.

El 16 de diciembre, Asier Antona aseguró en la SER que el PP permanecería en su sitio aunque se rompiera el pacto: “No tenemos ningún tipo de ansiedad por entrar ni generar ninguna inestabilidad ni echarnos a ningún monte. Si alguien piensa que el PP va a salir corriendo para ocupar un espacio perdido está muy equivocado”. El 20 de diciembre, deseó que la época navideña proporcionara “concordia, amor y paz” al Gobierno autonómico. Clavijo anunció el 23 de ese mes el cese de los cuatro consejeros del PSOE, que el Boletín Oficial de Canarias publicó el día de la Nochebuena. ¡Zambombazo informativo!

El 26 de diciembre, Antona manifestó en Radio Nacional: “El PP no está ansioso por ocupar el espacio que ha dejado el PSOE.  Coalición Canaria deberá pactar cada iniciativa y cada proyecto en el Parlamento para que el Ejecutivo funcione. Ese conflicto era absolutamente insostenible. El papel del Partido Popular será el de siempre: actuar desde la serenidad”.

El 4 de enero, Clavijo explicitó que estudiaba “muchas fórmulas”. Entre estas, la “incorporación de algunas fuerzas políticas a las tareas de gobierno” y los “acuerdos puntuales”. El 11 de enero, DIARIO DE AVISOS tituló en boca de Antona: “Apoyaremos la censura a Clavijo si el Gobierno lo preside el PP”.

Durante la comparecencia del 19 de enero, Australia Navarro retrató a Fernando Clavijo con un pincel fino: “Es un náufrago que suplica que lo rescaten”. Le lanzó una soga para que eligiera: salvarse o ahorcarse políticamente. Él nadó, se desahogó y todavía no se le ha secado la ropa. A la semana siguiente, el PSOE, PP, Podemos y NC pergeñaron una alternativa. Pero no se atrevieron a saltar el burladero y coger el toro por los cuernos. Hicieron un brindis al sol.

En marzo, tras ser proclamado presidente del PP de Canarias, Asier Antona convocó a CC -“y al resto”- a hablar de los principales problemas de la región, no de sillones. Posteriormente, en la Cámara legislativa, obsequió a Clavijo con ochenta soluciones y cinco medidas urgentes para enmendar “los líos que montaron” CC y el PSOE.  En La Palma tentó a Anselmo Pestana a repetir la alianza: que desplazara a Coalición en el Cabildo para que el PP sustituyera el vacío, al igual que en determinados municipios. El 1 de junio, este periódico transmitió el ofrecimiento del PP a CC para cooperar en el Ejecutivo y en la corporación insular de Tenerife: “No podemos permitir que Coalición Canaria gestione en solitario semejante aportación económica [la de los Presupuestos Generales del Estado]. Toca reflexionar sobre el destino de esas cantidades y no hay mejor garantía que la presencia del PP”. Clavijo captó el mensaje. Ambas formaciones entablaron una “colaboración no competitiva, sin imposiciones”. En lugar líneas rojas, el semáforo está en verde para los peatones y en ámbar intermitente para los vehículos.

 

Entrada en escena con guion abierto
Consejo de Gobierno de Canarias. / El guiñoEl primer Gobierno de Fernando Clavijo tardó un año y medio en romperse, un éxito a la vista de cómo encajaron las piezas. El segundo, en minoría, va por los seis meses. El PP confiaba, ya no tanto, en que el tercer intento fuera el definitivo. A la mitad de la legislatura, la Cámara enfoca la entrada en escena con un guion abierto.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario