Pedro y Pablo, de carnavales

Piloto (presidente) y copiloto (vice) de un coche (Gobierno) de propulsión (coalición) alternativa. / REUTERS-ANDRÉS GUTIÉRREZ-DArrezDA

En un episodio de Los Picapiedra, Pedro y Pablo se afanan en meter un piano en casa. El diálogo que sigue a la pedrada en la maceta del cabezota sugiere una conversación exploratoria entre Sánchez e Iglesias:

-Perdona.

-Calla y empieza a empujar.

-¡Vaya!, casi lo echo a perder. Te prometo, Pedro, que tendré cuidado. Y no haré ningún ruido.

-¡Qué bueno! Y yo te prometo que jamás cometeré el error de pedirte ayuda, zoquete.

-Está muy pesado.

-¿Cuándo has visto que un piano sea ligero? No lo vayas a soltar. ¿Qué te pasó? ¡Otra vez!

-¿Está todo listo, Pablo?

-Ya está todo listo, Pedro.

-Ahora, con mucho cuidado.

-¡Correcto! ¡Arriba!

El piano se cae y el golpe despierta a Wilma (Susana Díaz):

-Pedro, ¿qué fue ese ruido?

-No es nada, linda. Debes de haber tenido una pesadilla ruidosa, je, je, je…

-¡Ah! Buenas noches.

-¡Que sueñes conmigo!

-¡Oye, Pablo!

-¡Sí, Pedro!

-Deja de estar jugando, vamos a meterlo por la puerta.

-No fue mi intención meterme debajo del piano, Pedro.

-Es inútil. El piano es más ancho que la puerta.

-¿Cómo que más ancho?

-No puede pasar.

-¡Inútil! Tendré que empujarlo con todo mi peso.

-Pedro, tú eres muy pesado.

El piano atraviesa la habitación donde duerme Wilma (Susana Díaz), como si fuera el comité federal del PSOE:

-Pedro, debo de estar soñando. Un piano acaba de pasar.

-¿Un piano? Ja, ja, ja… Es solamente la manifestación de tu subconsciente luchando con tu consciente, lo cual es a su vez una posible frustración musical de tu infancia ayudada por los pepinos que cenaste esta noche.

Pedro se levanta raudo y veloz:

-¿Qué haces ahí, renacuajo?

-Me acaba de pasar por encima un piano.

-¿Hacia dónde se fue?

El instrumento salió disparado y desapareció por el horizonte.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se desenmascararon ante los ciudadanos en la cabalgata del carnaval. Tras la elección del rey, el candidato alteró el orden y sacó a bailar en primer lugar a Ana Oramas, de CC. Luego entró Pedro Quevedo (NC). Iban con el paso cambiado, a ritmo de murga y comparsa. Después del coso, el entierro de la sardina.

Publicado el por DNM en Crónicas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario