Podemos ir a mejor (o a peor)

Los de Podemos se ven en otra dimensión. Les salen imitadores por todas partes. / El guiño
La política declarativa es poco efectiva. Proporciona titulares, pero tras la entradilla viene el vacío. La actualidad se proyecta como una realidad virtual. El PSOE está con la matraquilla de la reforma de la Constitución, con el blindaje de las peculiaridades canarias y eso, desde antes de la campaña electoral. Ha elaborado una propuesta sin contar con el PP, cuyo concurso resulta imprescindible. Se necesitan mutuamente para esta misión. Carles Puigdemont no pinta nada en esto y, sin embargo, Pedro Sánchez confía más en él que en Mariano Rajoy. En Cataluña y otros territorios se dejan el cuero para despellejar la piel de toro. El secretario general del Partido Socialista Obrero Español les presta cuchillas a los separatistas para sumar apoyos con miras a una hipotética investidura. El núcleo duro lo niega.

La cesión de diputados o senadores para cumplir el reglamento en la formación de los grupos parlamentarios no sale de una chistera. Tiempo atrás benefició a CC, gracias a la generosidad del PP o del PSOE en función del pacto de gobierno.

En ciertas circunstancias, el diálogo es un negocio. Ha comenzado la subasta del Un, dos, tres… A Rajoy le quieren dar calabazas y Sánchez busca las llaves del apartamento en primera línea de playa. “¿Cómo estaba la plaza?”. ¡Abarrotada! El Pulga y su compañero artístico del dúo Sacapuntas disfrutarían de lo lindo en las Cortes Generales de la undécima legislatura. El tinerfeño Alberto Rodríguez, de Podemos, fue uno de los focos de atención en la sesión inaugural. Al pasar por delante del banco azul, Rajoy puso cara de pesadilla. Luego, la vicepresidenta primera del Congreso, Celia Villalobos, sacudió los piojos y del trampolín de su lengua saltaron chinches. La tierna imagen de Carolina Bescansa con su bebé en el hemiciclo se observó de muchas maneras. ¿Dónde estaba el padre? Por lo visto, era una reivindicación. La criatura se habrá cagado en la casta. ¡Pobrecito!

A la próxima ronda invita Felipe VI. El monarca ha reservado unas botellas de brandy Carlos I. Los de ERC no acudirán a La Zarzuela hasta asegurarse de que el coñac sea de Soberano. El primero en llamar a la puerta, el lunes,   será Pedro Quevedo, de Nueva Canarias. Por la tarde llegará Ana Oramas, de CC.

Fernando Clavijo reparte tarjetas de visita a diestro y siniestro. Le interesa la estabilidad.

Publicado el por DNM en Crónicas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario