“Recuerdo que dibujaba en el papel del pescado”

Miguel González Rodríguez, pintor


Miguel González Rodríguez, pintor.

Cuando pinta, Miguel se muestra como el arcángel del arte, que embellece lo que su visión le traslada a la mente. Transforma la exposición energética en un eléctrico cuadro de luces y colores. Las paredes de su hogar, en Guamasa, son lienzos de un museo doméstico.

-¡Qué pintas!

“Los cuadros”.

-¡Qué bonito está esto!, te decía.

“¡Ah!, gracias”.

-Pintor, entonces…

“Sí, desde pequeño pintaba paredes, porque en la época de uno no había esa abundancia que hay ahora. Mis hijas tienen diez blocs de dibujo cada una. Me acuerdo de que yo usaba el papel de la compra, del pescado y eso”.

-¿Conservas algo de aquella época?

“Muy poco”.

-Igual ni te lo planteabas… ¿Todos estos cuadros [en el pasillo de la entrada de la casa] son tuyos?

“En realidad, la mayoría son de otros artistas o comprados”.

-¿Los pintores se intercambian cuadros?

“Pues, sí… ¡Hombre!, los más generosos [risas]”.

-¿Cuál fue el primero que adquiriste?

“Lo tengo ahí”.

-¿Cuánto te costó?

“Un sufrimiento. Me costó un sueldo entero. Cincuenta mil pelas”.

-¿Quién lo firma, el gobernador del Banco de España?

“Begoña Marmoyer, una de las mejores pintoras de Canarias. Triunfó en Madrid, pero aquí no se la ha reconocido lo suficiente. Y es una pena”.

-¿Ser pintor aquí es un arte marcial?

“Cuesta mucho, pero se puede salir adelante. Esto es un oficio de corazón caliente y estómago frío [risas]”.

-Vives con esto, pero ¿también de esto?

“Claro. Vamos escapando”.

-Lo último ha sido la exposición en el Círculo de Amistad, ¿no?

“Sí, fue una exposición de cuarenta cuadros. Funcionó muy bien y tuvo bastante éxito”.

-¿Tu especialidad es la acuarela?

“Bueno, yo utilizo cualquier técnica: el óleo, el pastel… Lo que pasa es que últimamente estoy utilizando más la acuarela, porque es más inmediata, más espontánea… No por otra cosa”.

-[Subimos al estudio. Me topo de frente con un esqueleto y doy un brinco] ¡Un fantasma en persona!

“[Ríe] Era de plástico y lo pinté. Le pasé la pátina para envejecerlo”.

-[Admiro la decoración y el paisaje a través de las ventanas] ¡Interesante!

“En un día despejado puedes ver hasta el Teide, mira [lo compruebo con mis ojos]. Los cristales están un poco sucios, pero… Y esto es Guamasa, con sus encantos y su temperatura [se encoge]”.

-¿Este paisaje te inspira?

“Me inspiraba al principio. Ya no, porque uno se aísla”.

-¿Desde cuándo?

“Desde hace veinte años prácticamente. Era, soy [corrige] del barrio de la Salud [Santa Cruz]”.

-[Levanto la mirada y veo unos dibujos de trazos infantiles sobre unos folios alineados en horizontal] ¿Y esos de arriba?

“Son de las niñas, las dos, que son gemelas”.

-¿Llevan tu mismo camino?

“Sí, sí, sí… Tienen bastantes condiciones. Lo que ocurre es que están muy condicionadas por las tentaciones”.

-¿De qué naturaleza?

“Juegos, internet… ¡Uf! Son muchos los factores que las distraen”.

-¿De qué manera influyen los avances tecnológicos en tu creatividad?

“¿A mí? No tengo móvil ni ordenador [ríe]. No me han afectado, aunque reconozco que es una herramienta muy práctica. No es que lo critique, ni mucho menos”.

-¿Quién es tu pintor de referencia?

“El catalán [Mariano José María Bernardo] Fortuny [y Marsal], de mediados del siglo XIX. Para mí, es uno de los más completos, un fuera de serie”.

-¿No te aburres?

“No, imposible. Además, siempre hay cosas que hacer en la casa”.

-[Observo una pistola metida en una caja, en una posición cercana al techo] ¡Esto no será para matar el tiempo!

[Risas] “El tiempo no hay que matarlo, porque es tan valioso y tan bueno… ¡Qué va!”.

-¿Cómo es la visión de un artista?

“La mía en concreto es romántica”.

-¿Eres vulnerable a las críticas?

“No me disgustan. Me ayudan a perfeccionar las técnicas y a identificar mi estilo”.

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario