erotismo

“Desnudar la verdad es como desvestir un cuerpo”

Desmontar mitos, falacias, mentiras, engaños y prejuicios es el objetivo del libro Sex mentiras (Aguilar), escrito por Elisabeth García Iborra en colaboración con el sexólogo Alfonso Antona. Es la sexta publicación de la periodista que durante 2008 encabezó las listas de ventas con Anécdotas de enfermeras. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

Elogio del culo

Las generosas curvas de las nalgas revelan una sorprendente obra de ingeniería genética con características inquietantes. El poder de la mente sucumbe ante semejante contubernio de magnitudes delirantes. Al culo se le atribuyen cualidades para el tratamiento de la disfunción eréctil. Su visión contrarresta el estrés y favorece la comunicación sensual. Actúa como estimulante del sistema cerebral, de tal manera que los neurotransmisores recomiendan detenerse a pensar antes de tomar una decisión. La propietaria de un culazo es positiva y abierta a las experiencias. Intuitiva por naturaleza, en ella prevalece el encanto sobre el entusiasmo desaforado. Seduce no con desesperación, sino mediante la dosificación de su garbo. Las posaderas marcan un punto de equilibrio metafísico. No soportan ambientes carentes de armonía. De belleza enigmática y tentadora, sus vibraciones resultan electrizantes. Un culamen acelera el ritmo cardiaco hasta niveles de infarto, lo que propicia una desgarradora descarga emocional acompañada de intensas contracciones musculares. Esta voluptuosa parte del cuerpo femenino irradia atracción y simpatía. Arreglado, es capaz de ostentar nivel cultural y estado de ánimo. Ofrece información erótica de la persona. Inspiración de pintores, fotógrafos, cineastas, escultores y poetas, se conoce de traseros que incitan a un buen pellizco. Con permiso. Dos círculos concéntricos forman una masa descomunal. La cara oculta de la perseverancia despliega intemperancia no expedita de remilgos ni compulsiva arrogancia. La pigmentación de la piel descubre secretos inconfesables. El toqueteo aporta emoción en la fase preliminar. Las caricias agudizan la imaginación en un escenario propenso a fascinantes juegos libidinosos, que convierten el vocablo despectivo lameculos en un elogio.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?
« Anterior  1 2 3 4 5 6 7