felicidad

Lágrimas de risa

El otro día, por la mañana, hice llorar a una chica en una calle animada. Se le saltaron las lágrimas. Se agachaba, se apoyaba en las paredes, gemía, se encogía, se cubría los ojos con manos temblorosas… Su risa era un espectáculo, una exhibición de felicidad.

Publicado el por DNM en Emociones ¿Qué opinas?

“La escuela de la vida está dentro de cada persona”

Carmen López, psicóloga del Teléfono de la Esperanza


Recibo en Facebook una invitación para asistir a un taller de autoestima y desarrollo personal, cuyo inicio está fijado para el viernes 5 de abril. Me parece una buena idea, así que gestiono una entrevista con la psicóloga Carmen López. Como responsable de formación del Teléfono de la Esperanza en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, atiende mi llamada, en el día de la felicidad, con una elaborada técnica de comunicación afectiva. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

Seducción

No soy un ligón ni acostumbro a pedir citas amorosas. Sí me apasionan los juegos de seducción, en el sentido de persuadir suavemente y embargar o cautivar el ánimo. Admito que tengo un lado travieso, pero no perverso, y acepto lo de “provocador” como un piropo.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Emociones ¿Qué opinas?

Relaciones

Los pájaros que revolotean en las entrañas de la cabeza humana no son tan tontos como se intuía. Su cerebro es un avanzado centro de procesamiento, similar al de los mamíferos. La habilidad de las aves para aprender canciones, imitar el habla, utilizar herramientas y contar pone en evidencia a los monos de laboratorio.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Emociones ¿Qué opinas?

“Los sueños rotos se pegan creyendo en ti”

La ilusión es el pegamento de los sueños rotos. Sonia sonríe entre bambalinas. Ha publicado su primera novela y ya prepara el siguiente proyecto. Escribe de amor con el corazón. Terapeuta de reiki, sus palabras están impregnadas de energía creativa.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

Tacones

Los zapatos de tacón alto no son  para mis pies, sino para el disfrute de los sentidos. He leído que los hombres los usaron mucho antes que ellas. No se inventaron para caminar. Servían para montar a caballo. Ahora, algunos perdemos los estribos por el armonioso andar de una estilosa mujer ataviada con un par de atractivas razones que dejan huella. El melodioso compás del taconeo me levanta el ánimo. Las agujas inyectan serotonina en el sistema nervioso y me subo por las paredes.

Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Emociones ¿Qué opinas?