orgasmo

No es lo mismo

El orgasmo y la eyaculación no siempre van de la mano. Vienen por separado, segundos o un rato largo. En las mujeres es evidente. En los hombres, no tanto. Hay una eminente diferencia. El músculo pubocoxígeo realiza tareas distintas: se relaja para la expulsión del semen sin la participación de muchos otros tejidos blandos, que se contraen con el único propósito del goce. En este segundo proceso intervienen más factores que los puramente físicos. La mente activa receptores que impulsan la consecución de sensaciones placenteras a través de indicios.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Hábitos y preferencias sexuales

Día del orgasmo femenino. / El guiño

El 68% de las mujeres ha fingido un orgasmo alguna vez. Así lo revela el estudio sobre sexualidad que ha realizado Birchbox en colaboración con Platanomelón, marca líder de juguetes eróticos en España, con una comunidad de más de millón y medio de seguidores, la cual busca que la sexualidad se viva de forma libre y natural. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en Comunicados 1 comentario

Goce sin roce

El orgasmo femenino es un estornudo sexual y, como tal, un convulsivo acto reflejo ocasional. Esporádicos, incontrolables, tenues, intensos, múltiples (sin interrupción) o expandidos (la sensación se extiende durante minutos), los efectos placenteros del impulso sensual los siente cada mujer a su gusto. El goce llega a veces sin roce: una carcajada, una mirada penetrante, un regalo de la mente, una fantasía en caliente, el olor del sudor de la imaginación… Un truco para esos momentos, inducir el bostezo.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Ocho variantes

Orgasmo femenino hay uno. Sensaciones, muchas. En una investigación patrocinada por la marca de juguetes sexuales Ann Summers, la terapeuta Jodie Slee distingue ocho variantes:

Clitoriano: “Solo una pequeña parte del clítoris es visible [el glande, con su capucha]. El resto se extiende por la región de la vulva y puede ser estimulado a través de la vagina o analmente”.

Punto G: “Está ubicado en la pared superior de la vagina, entre los genitales y el ano”.

Combinado: “Mezcla del placer producido por la estimulación simultánea de diferentes zonas erógenas”.

Anal: “El ano está repleto de terminaciones nerviosas y conecta con el clítoris. En lo alto del recto, la señal será captada por el nervio pélvico, el que responde a la estimulación de la vagina y del cuello uterino”.

Punto A: “Una colección de células situadas unos centímetros por encima del punto G. Se requiere una penetración muy profunda”.

Pezones: “Contienen muchas terminaciones nerviosas, que viajan a las mismas áreas del cerebro que registra las sensaciones de la vagina, el clítoris y el cuello uterino”.

Corregasmos, ejercicios de gimnasia que llevan al clímax: “Está relacionado con los movimientos repetidos en ropa ajustada”.

Fantasía: “No necesitas ningún estímulo físico. Simplemente, déjate arrastrar por tus pensamientos. Algunas afortunadas lo consiguen mientras duermen”.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Técnicas estratégicas

Técnicas estratégicas. / El guiño

El placer sexual femenino ha estado oculto en las sombras demasiado tiempo. Con la idea de sacarlo a la luz, la web OMGYes.com recogió los testimonios de miles de mujeres. En colaboración con la Universidad de Indiana y el instituto Kinsey, conversaron por Skype con norteamericanas de entre 18 y 95 años. Descubrieron que las técnicas no producen los mismos efectos en todas y que el goce depende del instante. La primera fase se centra en el clítoris, un órgano destinado únicamente al placer. Según Claire Kim, directora del programa, las mujeres registran cuatro veces más orgasmos con la estimulación que con la penetración. OMGYes ha confeccionado un manual de instrucciones con las experiencias de las entrevistadas:

Controlar el orgasmo: son más intensos retrocediendo en el último momento.

Insinuar: pasar de largo y solo satisfacer de vez en cuando.

Ser constante: mantener todo exactamente igual.

Sorprender: desafiar las expectativas para mejorar el placer.

Seguir el ritmo: un movimiento casi musical a tempo.

Multiplicar: superar la sensibilidad para conseguir multiorgasmos.

Acentuar: atención extra a una parte del movimiento.

Concentrarse: el placer se localiza sobre todo en la cabeza.

Respetar cada etapa: los cambios en la sensibilidad con el tiempo.

Rodear: placer indirecto a través de la piel del entorno.

Orbitar: las mil maneras de dibujar círculos alrededor del clítoris.

Señalizar: estilos de retroalimentación.

Además de los vídeos explicativos, el temario incluye simulaciones táctiles: un clítoris en el que se recrean las habilidades que llevan al orgasmo. Uno de los inconvenientes es la carencia de nombres para las diversas maneras de tocar a una mujer: “No hay palabras específicas para los tipos de técnicas detalladas que importan tanto. Hay imprecisas denominaciones clínicas y expresiones vagas de la cultura pop, como ‘usar el dedo’ y ‘frotamiento’. Esta falta de lenguaje hace más difícil explorar y encontrar fórmulas que funcionen. Imagina probar una nueva receta y que ninguno de los ingredientes o medidas tenga nombre, o pedir de un menú en el que todos los platos se llaman igual”. La complejidad se confunde con el desconocimiento: “La anatomía es tan sensible y varía tanto que unos pocos milímetros o un ligero desajuste en el ángulo, presión o ritmo marcan la diferencia entre incomodidad y placer. Y lo que más gusta cambia mucho por las circunstancias: durante el curso de la excitación desde el calentamiento hasta el preámbulo y el orgasmo, a diario y en cada etapa de la vida”. La táctica depende de la estrategia.

Publicado el por DNM en Gente ¿Qué opinas?

Paisajes sensoriales

Paisajes sensoriales. / El guiño

Al orgasmo se llega por caminos diferentes y con resultados no iguales exactamente. Para una investigación se recolectaron seis muestras de semen mediante la masturbación y otras tantas de los mismos hombres durante una relación: se comprobó que el volumen de plasma seminal, el recuento total de espermatozoides, la motilidad de los espermatozoides y el porcentaje de los morfológicamente normales fueron mayores en las muestras del coito. En las mujeres, el grado de contracción de la musculatura involucrada en el orgasmo diverge en función de si se trata de un encuentro (heterosexual) o si están vinculadas al autoplacer. “La masturbación crea un paisaje anatómico, fisiológico y sexual completamente distinto al de las relaciones sexuales de pareja”. Según un estudio del Servicio de Obstetricia y Ginecología del Hospital Álvaro Cunqueiro (Vigo), ya se realiza en el útero: “La masturbación fetal surge como un comportamiento de gratificación”. En la Revista de Educación Sexual y Terapia, David Farley Hurlbert y Karen Elizabeth Whittaker comparan parámetros entre mujeres que experimentaban orgasmos masturbatorios y las que no. Las primeras reportaban un número superior de orgasmos, más deseo sexual, autoestima y satisfacción, y requerían menos tiempo para la excitación. Un equipo del Instituto Kadave de Ciencias Médicas de la India puso en marcha el cronómetro para medir el tiempo que separa el inicio de la excitación de una mujer del orgasmo: 13 minutos y 25 segundos de promedio. Una de cada seis nunca lo consigue durante el coito, mientras que a alguna le bastan 42 segundos. “Salvo en contadas excepciones, el logrado en solitario es más intenso que el procurado en una relación sexual en pareja. En el caso de las mujeres, se alcanza en una media 4 minutos, frente a los 15 y 20 que demoran en compañía”. Paul R. Abramson (The Journal of Sex Research) relacionala frecuencia de la masturbación con varios aspectos de la personalidad y el comportamiento cotidiano.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Resistencia

Los orgasmos múltiples son el grial del placer femenino. Para disfrutar de la gratificación, la sexóloga Annabelle Knight sugiere que el primero no sea muy intenso: sin penetración, a través de la estimulación directa del clítoris ya sea con un vibrador o mediante la acción manual u oral. “Los periodos refractarios de las mujeres suelen ser mucho más cortos que en los hombres”, expone en The Daily Star. “A menudo, el clítoris solo necesita uno o dos minutos para recuperarse. En cambio, los masculinos duran desde varios minutos a un día, y tienden a alargarse con la edad”. Una retirada a tiempo no es una derrota: “Si te resistes al principio, el resultado final será mucho más enérgico. Tómatelo con calma e intenta retrasar el primer clímax lo máximo posible, hasta que no puedas aguantar más. Continúa con la excitación que mejor te venga y vuelve al clítoris una vez que te sientas preparada. Al retroceder antes de que suceda, enardeces la tensión sexual que recorre tu cuerpo”. Los ejercicios de Kegel solemnizan la pasión: “El músculo pubococcígeo se prolonga hasta el clítoris. Al realizarlos todos los días, lograrás una excitación mucho más potente, un canal vaginal más estrecho y orgasmos desbordantes”. La distensión acondiciona el ambiente y acomoda los cuerpos al espacio.

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

La llave

La llave del placer. / El guiño

Uno de los contrastes entre un hombre y una mujer es que las dos cabezas de él son cerebros en ella. Así como el glande masculino se erige en un poder fálico que manda órdenes a la razón, el femenino está rodeado de 8.000 terminaciones nerviosas conectadas con el centro de inteligencia. El clítoris canaliza la energía de una emoción intensa (entusiasmo por algo o alguien) hacia la pasión desencadenante del orgasmo. Lo que cubre el capuchón es extremadamente sensible a las caricias, por lo que la estimulación sutil impone su lógica a la presión impulsiva. Rozar, frotar, palpar en círculos… La técnica define la táctica y las impresionantes sensaciones que se experimentan satisfacen el deseo. La llave del placer abre puertas que llevan al clímax. A través de la penetración -en la pared anterior de la vagina, detrás del hueso púbico, a cuatro centímetros de la entrada-, se visita al punto G. Si se toca ahí, ¡ya está!

 

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?

Máster de sexo

Fantasía sexual. / El guiño
La revista Cosmopolitan imparte un máster de sexo en una semana, para cuando se enciende la luz roja de la rutina. Este es el plan para reactivar la vida íntima:

Día 1. Calentamiento en solitario. La sexóloga Ana Sierra recomienda dedicar el primer día a la autosatisfacción: “Te ayuda a conocerte a ti misma y a percibir las sensaciones y las necesidades de tu cuerpo. Golpea suavemente el clítoris con el dedo anular, así estimularás sus miles de terminaciones nerviosas. Desliza la mano sobre los labios de la vulva y rózalos con las yemas. Introduce uno o varios dedos en la vagina y muévelos de arriba abajo para rozar al mismo tiempo el clítoris. Humedece las yemas y dibuja ochos sobre tus zonas erógenas. Sigue acariciándote con la otra mano. Frota también tus labios de la vulva sobre una superficie blanda y suave”. Sigue leyendo

Publicado el por DNM en General ¿Qué opinas?