El teatro de la pandemia

María Rodríguez, directora de Timaginas Teatro. / El guiño

A María le surgió una idea y Armando pensaba igual. En compañía, crearon escuela con una academia que representa la esencia del teatro.

-¿En el teatro te imaginas una vida de ensueño?
“Timaginas Teatro ha sido un sueño siempre, pero ahora más que nunca. Para mí, en estas situaciones tan complicadas es cuando verdaderamente cobra fuerza el sentido de lo que quieres hacer en la vida y lo que no. Te das cuenta si realmente estás en el camino correcto. Yo lo que quiero hacer es actuar, vivir del teatro y enseñar a todo el mundo. Estoy deseando volver a los escenarios y recuperar la tan choteada normalidad. Muchos habrán aprendido la lección de lo que supone quejarse sin poner nada de sí para buscar soluciones”.

-¿En qué les ha afectado particularmente la pandemia esta?
“A nosotros nos ha afectado de una manera increíble. Hemos tenido que suspender todas las funciones, el estreno de la obra nueva y las actuaciones en los colegios. En el lado positivo, nos ha servido para impulsar la docencia telemática. La respuesta ha sido magnífica. Y luego, incluso, se nos ocurrió la idea de grabar las obras en la academia para que los alumnos tuvieran algo parecido a lo de la muestra en el Teatro Leal. Fue una aventura fantástica, con unas medidas de desinfección enormes y unos protocolos de seguridad sanitaria brutales. Es fundamental que empecemos a movernos asumiendo que el virus va a estar con nosotros, esperemos que el menor tiempo posible, y que tendremos que adaptar nuestra vida sin dejarnos vencer por el miedo”.

-¿Se ha abierto la matrícula para el próximo curso?
“Estamos en plena matriculación. Comenzaremos el día 8. Han renovado prácticamente todos los alumnos y van entrando nuevos, lo cual es un indicativo de que la gente quiere cultivarse. El teatro es una fuente formidable no solo de cultura, sino de valores, de relaciones…”.

-Si no se cultiva el espíritu, se marchita la ilusión…
“¡Eso es! Sin ilusión no superaremos las dificultades. Te lo dice alguien que lo ha vivido en primera persona”.

-En el escenario están habituados a usar máscaras…
“Si podemos con máscaras, también con mascarillas. Mira cómo eran las de la peste [en los siglos XVII y XVIII, en forma de picos de aves y llenas de artículos aromáticos]. Los actores están entrenados para soportar las incomodidades: trajes, sombreros, miriñaques [armazón circular de tela rígida que se ata a la cintura de la mujer con cintas]… ¡Bendita sea la mascarilla si nos permite vivir!”.

-Una década prodigiosa…
“Más de diez años llevamos. Hemos hecho una renovación bonita de la academia: la escalera de entrada la hemos convertido en una librería, con las obras que hemos estrenado y algunas de los alumnos. Es una fecha simbólica para nosotros haber cumplido esta década. Confiemos en salir con buen pie de esta encerrona pandémica”.

-Con un lema motivador por bandera: “Ahora es el momento y Timaginas, el lugar”.
“¡Exactamente! Timaginas está a disposición de cualquier tipo de público, personas que hayan hecho teatro o no, que vayan a dedicarse a esto o que, simplemente, pretendan mejorar su vida con una ilusión, llenar un vacío”.

-Aparte de una dedicación (una afición), ¿una terapia?
“El teatro es propicio para levantar el ánimo en las actuales circunstancias. La gente está asustada. El esquema de vida se ha venido abajo. Entonces, necesita ilusionarse, encontrar algo que le distraiga la mente, que le enriquezca…”.

-Siguen en el sitio de costumbre, en una zona céntrica de Santa Cruz, ¿no?
“En la casa roja de la calle de Juan Pablo II [el número 43], que nos ha dado suerte y satisfacciones. Cada año la renovamos. Estamos impartiendo clases en la azotea, bastante amplia. La hemos transformado en un castillo medieval, en un mercado de bella y bestia…”.

-¿Qué obra se asemeja más a la actualidad?
La casa de Bernarda Alba [de Federico García Lorca]. ‘En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa el viento de la calle’. Me repetía muchísimo este texto durante el confinamiento. ¡Madre mía! En aquel momento era por la amenaza social de los convencionalismos y en el presente, por una que, aunque no se ve, nos pone en riesgo por salir al supermercado o a la farmacia”.

-Hay quien no la percibe y se pasa las normas por el forro de sus caprichos…
“Son personas que no tienen capacidad para encajar realidades tremendamente complejas y se mueven en la fantasía, en la negación. Eso es muy preocupante, porque la libertad no es ajena al respeto”.

-¿La conquista pirata se suscita con una pata de palo y un ojo tapado?
[Risa] “Nosotros llevamos la pata de palo y con el ojo tapado desde los inicios. No hemos parado de hacer el pirata a todas horas y en todos los ámbitos posibles. Recalamos en puertos muy distintos y conocemos a gente diversa. A través de los piratas puedes contar cualquier historia, porque es un personaje con el que estamos familiarizados y nos encontramos rodeados de ellos”.

-La botella de ron es un tesoro muy preciado…
“¡Un mojito! Hay piratas a los que les gustan las chocolatinas o los helados”.

-Eurípides, no me Sófocles que te Esquilo…
“Esta es una creación nuestra, una parodia de Armando Jerez, que relata el nacimiento y la evolución de las artes escénicas, desde los griegos hasta hoy, en clave de humor. ¡Un disparate! No la hemos estrenado.  Las fechas están en cuarentena: el 15 de octubre en el sur y el 7 de noviembre en el Guimerá”.

Publicado el por DNM en Entrevistas ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario