“Un manchón sería no sentir lo que hago”

Matilde Cánepa González, artista multidisciplinaria


Matilde Cánepa González, artista multidisciplinaria

Una simple hoja de papel la transforma con sus idealistas manos en un ilustrado libro, de tapas flexibles, abierto a un infinito universo de sensaciones poéticas. Matilde utiliza material de fibra sensible a la expresión artística.

-¡Qué tal!

“¡Pasa! Acomódate. Estoy terminando estas esculturas”.

-¿No eres pintora?

“Soy algo más [ríe]. Las fronteras se rompen en el arte contemporáneo”.

-Una artista multidisciplinaria.

“Así es cómo llaman a los que abarcamos varios géneros”.

-Como en el Renacimiento.

“Sí, bueno… Yo estudié música y, aunque dejé la guitarra, sigo sintiendo en mi interior que mi alma está ahí presente. No me puedo desprender de mi mirada plástica, artística…”.

-¿A qué lo atribuyes?

“Tiene que ver con el espíritu viajero, haber nacido en una latitud y estar por ahí… No es la primera vez que vivo fuera de Venezuela. He estado en Brasil, Argentina, Cuba, Berlín y actualmente colaboro con una galería de Washington”.

-¿Cómo llegaste hasta aquí?

“Por una invitación que me hicieron para exponer. Se estableció una relación muy afectuosa. Y aquí estamos [ríe]. No sé cómo contar el tiempo. A veces me parece mucho, poco…”.

Cuadros de Matilde Cánepa González

-¿La poesía está presente en tu obra?

“Yo creo que sí. En esta silla siento que sigo escribiendo, pero con otros materiales. Son símbolos, signos… La gente que la ha visto me dice que siente la parte poética del tratamiento. Si quieres pasar un poquito más adentro…”.

-¿Hay más todavía?

“Esto es uno de los tótems. Trabajo lo vertical. Gres quemado a 1.400 grados. Utilizo también materiales de construcción. Este inclusive me lo traje de Venezuela, está hecho con petróleo”.

-Ahora valdrá menos, porque el petróleo está más barato…

[Risas] “El arte siempre es más valioso que el petróleo. Mira, aquí también hay grafismo. Esto es un croquis de la isla, se llama cartografía orgánica uno. Y esto es una esfera de fuego. Por supuesto, se siente lo cálido. Igual que esto… Me encantan los relieves”.

-¡Ya veo! ¿Y eso de ahí?

“Son animales, elementos de una exposición que titulé La mirada desde adentro estando fuera”.

-Eso es como una serpiente…

“Son semillas de un árbol que hay acá, las recogí. Son muy sugerentes. Pueden ser serpientes, aves…”.

-Sillas no te faltan. ¿Qué sientes cuando te sientas?

[Siente que se sienta] “Esta es una silla para contar un cuento. Le escribieron un poema a la hora del montaje”.

-¿Qué pone?

“No está escrito, es parte de una performance [acción artística] que hice con un bailarín. [Levanta la cabeza y me muestra unas tablas arrimadas a la pared] Estos son formatos más grandes”.

-¿Con qué materiales?

“Yute y acrílicos. Me gusta la textura. Primero he estado más con las esculturas que con la pintura. Mi trabajo es muy matérico”.

-¿Cuál ha sido tu peor manchón?

“¿Mi peor manchón? [carcajada]. ¡Hay tantos primeros manchones que después conviertes en arte! Pues, sería el que no siento. Quiero que me trastoque”.

-¿Y el rayo de luz más brillante?

“La transformación es paulatina. La vida es un proceso. La idea es que indagues y sientas esa evolución en ti. El arte no se hace de inmediato. Ha transcurrido un tiempo en el que has ido desenvolviendo tu lenguaje, tus intentos…”.

-¿Qué sería una errata?

“Fíjate, una errata sería mucha técnica y poco plasmar lo que sientes, que está ahí el ser irrumpiendo, trastocándote”.

Matilde Cánepa González, en su taller

-¿Lo que intentas es transmitir emociones para que se perciban sensaciones?

“Sí, mi creación es muy sugerente, bastante orgánica… Al haber recorrido un trayecto, me siento en la necesidad y en el deseo de soltarla para que se transforme, que se independice de mí. Es como la hija o el hijo, que los crías, crecen y se hacen autónomos”.

-¿Hablas con el mar?

“¡Eh! Dialogo con el mar como lo hago conmigo [risa]. Constantemente. Se ha dado un estado de enamoramiento entre Bajamar y yo. Ha significado un recogimiento”.

>> Contacto permanente

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos 1 comentario

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Respuesta a “Un manchón sería no sentir lo que hago”

  1. Matilde Cánepa

    Se siente la calidez con que llegaste a mi CasaEstudio junto a Rafael y fuimos avanzando por los intersticios de un mundo entre esculturas, pinturas.
    Además del paté de vegetales que te gustó jijii.

    Por falta de risas que no sea

    Mi gratitud total Domingo Negrín

    Hasta la poesía siempre

     

Añadir un comentario