“Vivir bien es dar sentido a la vida”

Pedro Gili Trujillo, catedrático de Química Inorgánica


Pedro Gili Trujillo, catedrático de Química Inorgánica

De mayor quiero ser investigador. No un detective exhibicionista con gabardina, sino un catedrático de la vida. Don Pedro es un ejemplo. Puede alegrarse de haber trabajado en lo que le ha gustado -en eso nos parecemos- y yo celebro de corazón la felicidad de su cerebro. Hemos quedado para que me explique la química de las relaciones humanas.

-¿Cuál es la relevancia de la química en la vida cotidiana?

“Bueno, la química es el edificio de la materia y la materia es todo. Es decir, la química estudia todo. A nivel molecular, atómico… Nosotros mismos somos un sistema químico. Es una herramienta fundamental para conocer cómo funciona el organismo”.

-Para los que no nos dedicamos a esto, ¿los experimentos es mejor hacerlos con gaseosa?

“Los experimentos se hacen en unas condiciones concretas. Hay muchos tipos, desde la bioquímica de los seres vivos hasta las ciencias materiales, como las cámaras que ustedes llevan, los aparatos estos [electrónicos], etcétera. Todo lo que es materia lo estudia la química, la estructura atómica y la molecular. Igual que los arquitectos hacen las estructuras con ladrillo, los químicos las construyen con átomos y moléculas. Pueden ser muy complejas, en el caso de las proteínas, o muy sencillas, como el bióxido de carbono y el oxígeno”.

-¿Qué química es el amor?

“¡Ah!, es la química del cerebro. Ahí intervienen los neurotransmisores. Cuando hay un flechazo se produce un neurotransmisor que se llama dopamina, fundamental para que se produzca la primera sensación de que se ama a otra persona. Ya cuando se trata de un amor a largo plazo, se produce otra molécula que se llama oxitocina. Luego están otras moléculas neurotransmisoras esenciales para vivir bien, como la serotonina”.

-El amor puede ser eterno, pero ¿cuánto dura el enamoramiento?

“Eso es muy variable. Depende de factores endógenos y exógenos”.

-¿La química se tiene que compenetrar con la física?

“La química y la física son ciencias muy enlazadas. La química estudia la parte externa de los átomos y la física el núcleo. Ambas están muy relacionadas. Y en esto del amor es más bien un problema de bioquímica”.

-[Por simple curiosidad] ¿Qué reacción química genera el desamor?

“¡Uf! Eso sería meternos en sustancias que provocan perturbaciones…”.

-¿Y qué es más complicado, el amor o el desamor?

“Realmente, no sabría contestar a esa pregunta, porque yo no he trabajado en ese campo. Eso sería más bien neurociencia y bioquímica cerebral. Exactamente no puedo responder”.

-He estado repasando su biografía; bastante intensa, por cierto… Me gustaría saber, don Pedro, cuál es la fórmula de la vitalidad…

[Sonríe] “Vivir ya es de por sí un privilegio, estar vivo… La vida está hecha para que nosotros intentemos gozar de ella y hacer el bien todo lo que se pueda, más que el mal. Eso implica hacer lo que a uno le gusta”.

-Parece ser que las lágrimas de alegría y tristeza son diferentes bajo el microscopio…

“Hasta donde yo sé, las lágrimas también cumplen la función de lubricar la córnea, de desinfectar el ojo… Desconozco el efecto derivado de  las emociones”.

-¿La risa alarga la vida?

“Yo creo que sí, en cierto modo. Ya lo dice aquella canción: tomarse la vida en serio es una tontería. Hay que intentar superar los problemas y mantener una postura positiva, optimista, sacarle partido a la vida. Darle sentido”.

-¿Qué ha descubierto con la jubilación?

“He compensado lo que se llama jubilación con la ocupación, dentro de lo que puedo, en mi profesión. Por ejemplo, estoy elaborando con un compañero catedrático de La Laguna, Alfredo Mederos Pérez, un estudio sobre la Universidad. Concretamente, vamos a sacar un libro sobre la restablecida Universidad de San Fernando (1913-1927)”.

-¿Cómo está la Universidad ahora?

“¡Hombre!, se puede mejorar. Además, hay materia prima. En España, y particularmente en Canarias, tenemos unos excelentes recursos humanos. Lo que se requiere es dotarnos de los medios necesarios para que ese talento se desarrolle, bien en la Universidad o en las empresas, y resolver los grandes problemas actuales de la sociedad española”.

-Me he enterado de que se ha matriculado en otra universidad, la de los guachinches…

“Efectivamente, aquí estamos junto a una de las máximas autoridades en la materia, Rafael, que de eso nos puede dar muchas clases. La cultura popular y la investigación científica no son incompatibles, se complementan”.

-¿El vino es un elixir?

[Risas] “El vino contiene muchos componentes químicos naturales y algunos son muy interesantes. Son antioxidantes, están muy de moda como tratamiento antienvejecimiento. Es un líquido que resulta sano, cuando es bueno”.

-Y en moderadas dosis…

“Claro”.

» Su blog personal

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario