“Yo soy de la idea de que no todo está inventado”

Jesús Farráis Rodríguez, humorista


Jesús Farráis RodríguezEl chiste es al humor lo que el porno al erotismo, tan explícito y previsible que no te deja pensar. En cambio, la imaginación es el lubricante de la creatividad. Jesús no se cree Dios, pero santifica la risa con el don de la palabra. Colabora en el programa Más vale tarde que nunca, de Teide Radio. Él siempre encuentra “un motivo de peso” para divertirse. La carcajada adelgaza.

-¿Desde cuándo estás metido en esto?

“Llevo casi veinte años en el mundo del humor, desde el 95”.

-¿Has hecho de tu vocación un oficio?

“Soy maestro y pedagogo. Lo que pasa es que ahora estoy en excedencia”.

-¿En qué colegio?

“En el Hispano Inglés [Santa Cruz]”.

-¿Hace falta mucho humor para afrontar la educación en estos tiempos?

“Sí. Además, siempre he tratado de impartir clases como no me las dieron a mí en su momento. Es decir, poniéndole algo divertido para que sean amenas y los alumnos no se aburran”.

-¿Alguna vez te han llamado la atención por pasarte de listo?

“No, todo lo contrario. Se agradece eso, que apliques una metodología con humor. En cuanto captes la atención de los niños los tienes contigo. Es lo que suelo hacer sobre el escenario, meterme el público en el bolsillo”.

-La letra con risa entra…

“Sí, sí… Sobre todo, con cariño”.

-Una sonrisa es más efectiva que una paliza…

“Exactamente, se habla del poder de la sonrisa. Incluso antes de saludar a alguien intento gastar alguna broma”.

-¿Reír y bailar todo es empezar?

“En ese espectáculo, mezclamos danza y humor. Estoy planificando otro. Como se cumplen veinte años, se llamará Veinte de risas”.

-¿Te encantan los juegos de palabras?

[Asiente y consiente] “Hacen pensar al espectador”.

-El escultor y pintor Gervasio me dijo: “La ironía es una trampa para que la gente piense”.

“¡Desde luego! Y las metáforas… Yo por lo menos intento que mi humor llegue a la gente de manera fácil, con situaciones cotidianas. También es verdad que utilizo el lenguaje porque es una asignatura que me gusta y la uso para hacer reír a los demás [el dominio de la lengua es muy apreciado]”.

-El idioma puede ser un obstáculo, pero el lenguaje del cuerpo es universal. Bueno,  a veces se producen equívocos…

[Ráfaga risueña] “Por su puesto. Según qué gestos y en qué país…”.

-¿Has salido de Canarias para actuar?

“Lo primero que hice fuera fue hace muchísimos años. Existía un programa que se titulaba Genio y figura, en Antena 3, de donde salieron Paz Padilla, Chiquito de la Calzada… El primer canario que participó fui yo, en 1995. A partir de ahí, toda la carrera la he hecho aquí”.

-¿En todas las islas?

“Fíjate tú, me falta La Graciosa”.

-¡Qué gracioso!

“Es raro”.

-Eso hay que solucionarlo, ¡eh!

“Vamos a luchar para que el gracioso de Tenerife vaya a La Graciosa [risa]”.

-¿Tienes clara la diferencia entre el chiste y el humor?

“Hombre, el chiste en sí implica risa. Pero creo que el humor va más allá. Está en la forma de contarlo, en el fondo, en el respeto, en el cómo definas a tus personajes. Hay que personalizarlo, personificarlo, situarlo…”.

-La creatividad…

“Eso es muy importante. Soy de la idea de que no todo está inventado. He tratado de ser creativo fusionando la pedagogía y la docencia con el humor”.

-¿En los talleres de risoterapia se pierden muchos tornillos?

“Unos cuantos, sí. Se va a eso”.

-¿Qué es lo que más te impresiona?

“El desparpajo de la mujer, tan diferente a la reacción del hombre”.

-¿Sí?

“La mujer se desinhibe completamente. No tiene ningún tipo de vergüenza. En general, digo. En cambio, el hombre se corta muchísimo. Ellas se ríen a carcajadas y ellos pa’ dentro”.

-¿Eres un humorista políticamente correcto?

“Siempre. Evito la burla y ridiculizar a alguien. Me río con, no de”.

-La construcción es la madre de esta crisis económica. Sería una lástima que un cómico fuera un ladrillo…

[Risa] “Lo que yo intento es construir ratitos divertidos”.

-¿El espejo es un maestro del humor?

[Sonríe] “Sí, lo que te haga reír a ti delante del espejo hará reír a los demás”.

-¿Te has equivocado de público?

“En una ocasión llevaba preparado un espectáculo destinado a un público concreto y cuando llegué…”.

-¿Esperaban a otro humorista?

“No, llevaba un espectáculo más bien para jóvenes y me vi rodeado de gente de la tercera edad. Automáticamente cambié el guion”.

-¿Cómo defines el humor canario?

“Es una casa con siete habitaciones. Lo mismo te ríes en la cocina que en el baño, en un cuarto o en el salón. Refleja nuestra idiosincrasia con diversos perfiles”.

Su portal digital.-

Publicado el por DNM en Entrevistas, Vídeos ¿Qué opinas?

El autor

DNM

Domingo Negrín Moreno es licenciado en Geografía e Historia y Periodismo por la Universidad de La Laguna. Durante una larga temporada coordinó Nacional/Internacional en 'La Gaceta de Canarias', periódico en el que se ocupó posteriormente de las jefaturas de Sociedad/Cultura y Canarias. En enero de 2006 se incorporó a 'Diario de Avisos', donde también desempeña su faceta humorística. Antes, ejerció de redactor en Radio Club Tenerife (cadena SER) y participó en la fundación de Radio 21, Sociedad Anónima Laboral. Tres años después de haber sido premiado por RNE en un concurso de guiones se convirtió en uno de los diez jóvenes españoles al encuentro de Europa seleccionados por la cadena pública. Coautor de viñetas de actualidad, ha escrito un libro -'Quijotadas' (Turquesa)- que repasa situaciones asombrosas y divertidas.

Añadir un comentario