El Concurso de Rondallas, aún en el aire

NATALIA DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

La emisión televisiva del Concurso de Rondallas del Carnaval de Santa Cruz es, desde hace unos años, motivo de controversia, al igual que su ubicación en el calendario de la programación de actos. Los grupos con más solera de las carnestolendas chicharreras se han convertido en el comodín del Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas y, año tras año, luchan por que desde la organización se les preste la atención y la difusión que merece uno de los certámenes que mayor interés popular despierta.

La noche del pasado viernes los representantes de estos colectivos mantuvieron una reunión con el edil de Fiestas, Fernando Ballesteros, quien les informó sobre la imposibilidad de que el concurso sea emitido el domingo 3 de febrero por la Televisión Canaria, tal y como estaba previsto en el calendario preliminar de la fiesta, dada la coincidencia con la retransmisión por esta cadena de un partido del Club Deportivo Tenerife.

El secretario de la Federación de Rondallas y componente de la Masa Coral Tinerfeña, Coriolano Pérez, avanzó a este periódico que a comienzos de la próxima semana se les confirmará si se traslada la celebración del concurso al domingo 10, o se opta por su grabación y emisión en diferido. “Nosotros lo que queremos es que se emita en directo y nos vendría incluso mejor porque tendríamos una semana más para ensayar”, señaló.

Son seis grupos líricos los que repiten en esta edición: La Masa Coral Tinerfeña, Peña del Lunes 1965, Orfeón La Paz, Unión Artística El Cabo, Agrupación Lírico-Musical Gran Tinerfe y Lírico Coral Los Aceviños. Todos aspiran a tocar el cielo de la lírica carnavalera.

AFICIÓN FIEL
El Organismo Autónomo de Fiestas reparte a cada rondalla 175 entradas, con lo que se asegura la venta de 1.050 localidades. El pasado viernes se pusieron a la venta 200 más en taquilla. Así, se prevé que la entregada afición rondallera vuelva a llenar la sala sinfónica del Auditorio de Tenerife Adán Martín.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. JUBRISER dice:

    Esta situación pone de manifiesto varias cosas que nos deben hacer pensar sobre el planteamiento y la manera en que se estructura el Concurso de Rondallas.
    1. A estos grupos, que son los que han mantenido vivo el carnaval desde hace ya más de 100 años -recordemos que la aparición de murgas y comparsas se produce hace unos 50 años-, no reciben el trato preferencial que deben tener, al ser las únicas agrupaciones exclusivas de nuestro carnaval de Tenerife, no existen en ningún otro lugar de Canarias, ni de España, ni del mundo, al nivel y la forma en que aquí se muestran.
    2. El formato del Concurso de Rondallas es demasiado largo y, en ocasiones, hasta aburrido para el público que debe aguantar estóicamente en sus asientos casi cuatro horas, lo que se traduce en falta de dinamismo y hasta pérdida de interés salvando a los grupos que mantienen un nivel aceptable a nivel interpretativo. Sería necesario disminuir el tiempo de duración y eliminar el concurso como tal, cambiándolo por un Certamen de Rondallas abierto a otras que quieran participar sin necesidad de la exigencia que supone un concurso.
    3. Eliminar los premios y subvencionar a todos los participantes con la misma cuantía y establecer unos contratos subvencionados con los ayuntamientos de la Isla, y de otras, para que puedan realizar actuaciones a lo largo del año, dándole así continuidad al trabajo de la rondalla.
    4. El trabajo de la Federación no está encaminado a mantener y desarrollar el trabajo de estas agrupaciones. Debería centrarse en mejorar los certámenes, plantear retos nuevos, como por ejemplo, establecer un récord Guinness, con todas las rondallas juntas interpretando algunos temas, cosa que hasta ahora no se ha hecho en ningún lugar. Esto haría que la rondalla entre en un nuevo ámbito de reconocimiento a nivel mundial.
    5. Propiciar la participación de personas más jóvenes para garantizar la continuidad de estas agrupaciones. A veces hemos visto grupos de Asociaciones de la Tercera Edad que poco difieren de lo que ofrecen algunas Rondallas y bastante lejos de aquellos recitales y aquel nivel al que nos tenían acostumbrados hace varias décadas. Para ello habría que trabajar más en contacto con escuelas de música, Conservatorios, propiciando intercambios y experiencias de los propios alumnos en estas formaciones.
    5. Buscar horarios y recintos para los conciertos con las condiciones que requieren estas agrupaciones.
    Y… Dejo otras cosas para que alguien más haga aportaciones para dignificar y perpetuar el trabajo de las Rondallas, dándoles la consideración y el valor que realmente merecen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.