¡Corre, que se acaban!

NATALIA DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

Naina y Mithu Hariani, propietarios de la tienda hindú “Mr Dollar”. | SERGIO MÉNDEZ

La prenda de vestir tradicional utilizada por millones de mujeres en el sur de Asia, el sari, se ha convertido en uno de los disfraces más demandados para este Carnaval de Santa Cruz de Tenerife 2013, algo que refrendan los propietarios de Mr. Dollar, Naina y Mithu Hariani. Este comercio, especializado en vestuario, complementos y artículos de decoración de la India, sirvió de plató para la reciente grabación de parte del vídeoclip de una de las canciones de este Carnaval: Santa Cruz es Bollywood, cuya intérprete es la cantante güimarera Sira Mayo.

Naina Hariani comenta satisfecha cómo las ventas de las diferentes vestimentas típicas de la India se dispararon ya desde antes de Navidad y que actualmente tiene todas las existencias de saris, que va a comprar personalmente a su país cada seis meses, agotadas. “Tengo mi familia allí y me ayudan a buscar material, y a estas alturas ya he vendido unos 1.500”, explica la dueña de esta tienda, que abrió sus puertas hace 26 años en la calle Emilio Calzadilla de la capital tinerfeña.

“En julio del pasado año fui a la India e importé gran cantidad de saris, trajes, faldas con pedrería, etcétera, dada la temática de esta edición del Carnaval”. Al respecto, resalta que toda esa mercancía “ha volado”. Y no precisamente pequeñas cantidades, sino unos 300 trajes para hombres, kurtas, 500 pantalones bombachos con tops y pañuelos, entre otros.

Hay precios para todos los gustos si se quiere triunfar y no desentonar en la fiesta dedicada a Bollywood: La India. “Los más económicos van desde los 9.95 euros el conjunto de bombachos y top, a saris de 20 euros”, señala la propietaria de este comercio, que parece un hervidero, dado el trasiego de clientes.

Así, un grupo de amigas, carnavaleras de pro, Esther, Nina y Mónica, se muestran encantadas con el colorido, la elegancia y la vistosidad que presentan las telas y complementos, como las pulseras, las argollas para la nariz o los bindis -elementos decorativos que se colocan en la frente-, que contribuirán a realzar su belleza en estas carnestolendas.

“Estamos buscando el disfraz para este año y nos dejamos asesorar”, indican, a lo que Naina las orienta diciéndoles que la tela del sari es de seis metros de ancho, y que se corta a medida para adaptarla a cada persona. También les aconseja cómo combinarlos.

Mónica, una vez que le ayudan a colocar la prenda a una de sus amigas, la invita, entre risas, “a mover las caderas”. Además, las clientas se muestran conformes con el precio de las vestimentas, debido al trabajo artesanal de pedrería y bordados. “A estas alturas te vas a comprar un disfraz entero y no tiene nada que ver en cuestión de calidad”, agregan, “y nos apetecía disfrazarnos bien, no con cualquier cosa”.

Otra clienta, Tere Rodríguez, que también se está probando otro sari, es la última de un grupo de veinte amigos que van a salir disfrazados acorde al motivo de la fiesta de la máscara. “Los disfraces nos los han hecho a medida y esperamos estrenarlos, como cada año, el fin de semana de Piñata”, explica.

Hariani asegura que la práctica de las danzas de Bollywood en Tenerife “no es una moda temporal”, sino que “está en auge desde hace años”.

2 Respuestas

  1. Mónica Padron Munin dice:

    Natalia….gran reportaje, nos ha encantado….fué un momento divertido…y Nina, Esther y yo…te deseamos un Felizzzzz Carnavallll….Besos

  2. Natalia Delgado dice:

    ¡Me alegro mucho! Fue un placer. ¡Que disfruten udes. también con esas pedazo de fantasías! Un abrazo ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.