Francisca Pérez: “Sentí como si estuviera volando como una paloma”

Reina Tercera Edad 2013 (Foto: Sergio Méndez)

Nana García

Una tarde cualquiera, hace apenas unos meses, Francisca Pérez Lemes (Güímar, 1945) y el diseñador Antonio Santos Arteaga bromeaban en casa de la madre de este (comparten lazos familiares) sobre el hecho de que ella fuese su candidata al reino de la veteranía de las carnestolendas chicharreras.

Unos meses después, ya tenía materializado en la fantasía Que me quiten lo bailado el pase que le permitiría lograr la “ilusión” de su vida: “Estar en un escenario y vestirme como una reina, y lo logré”. No solo lo consiguió a la primera, sino que lo hizo a lo grande al proclamarse, con su gracia y desparpajo, Reina de los Mayores 2013 “volando como una paloma”.

“Me vi metida en una nube y aún sigo la marcha”, comentaba exultante ayer esta chicharrera de adopción que confiesa que ha heredado la vena carnavalera de su madre “una novelera, que salía vestida de máscara, cuando antiguamente salíamos con antifaz o lo que trincáramos”. Asidua a los bailes y excursiones, Francisca Pérez es una mujer risueña y amable en el trato, dos ingredientes muy válidos para una reina del Carnaval y que ella cree que ha heredado de su madre.

Además, esta vecina de Taco ha vivido muchos carnavales acompañando a su marido, que trabajó durante 40 años de chófer de guaguas, en los servicios que hacía desde el Barrio de la Salud al centro de la capital con muchos grupos de la fiesta chicharrera como murgas y comparsas. Conocía el Carnaval desde fuera, pero nunca se había atrevido a vivirlo en sus entrañas. “A pesar de que sentí una emoción muy grande, lo cierto es que nunca llegué a pensar que me eligieran, solo quería participar”.

La flamante Reina de los Mayores ya había conquistado al público asistente a la Gala dirigida el miércoles por Juan Carlos Armas durante su desfile, en el que salió bailando al ritmo del tema que representó a España en Eurovisión 2011 de Lucía Pérez, Que me quiten lo bailao, sorprendida por cómo la recibió el Recinto Ferial.

“En el momento en que se abrió la puerta y salí, al ver al público levantarse y aplaudirme, tenía la sensación de que no iba metida en el traje, sino con los pies levantados. Era como si hubiera alguien llevándome, no sé si fue mi madre del cielo, pero en ese momento me sentí como una paloma”.

Ha pasado mucho tiempo desde que Francisca Pérez soñaba con subir a un escenario, y las preocupaciones y deseos, a su edad, ya no son las mismas, pero a sus 66 años anima “a todas las personas mayores que, si tienen reparo con estas cosas, se lo quiten y se presenten el próximo año, en el Carnaval, para disfrutarlo” porque “es muy bonito vivirlo”.

Máxime cuando fue nombrada Reina por su “artista preferido”, Pepe Benavente.

“Cuando estábamos todas esperando la proclamación, lo único que pensaba era bueno, ya cumplí con lo que tenía que cumplir, pero cuando Pepe Benavente me nombró, parecía que le había salido del alma y me emocioné mucho”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.