El ‘boom’ de Los Bambones

Bambones Final 2013

Dos componentes de la murga lagunera celebran los galardones logrados en el certamen. / SERGIO MÉNDEZ

Nana García

Nos ha tocado vivir en una sociedad en la que se suelen confundir lo cuantitativo y lo cualitativo, debido a la influencia de la mercantilización del deporte que hace de cualquier apreciación una clasificación. Si bien no se puede afirmar categóricamente que la mejor murga del mundo existe, los números son claros, con lo que el mejor grupo es el que gana en el concurso tras obtener unas centésimas más que el segundo y tercer puesto. El jurado designado este año por el Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas de Santa Cruz de Tenerife (Oafar) reconoció, con 18,5000 puntos, la actuación de Los Bambones, murga que logra hacerse con este reconocimiento por segundo año consecutivo, todo un boom aritmético. Dirigido por Primi Jesús Rodríguez, el grupo de El Cardonal obtuvo en la fase una valoración de 9,1250 puntos, que fue superada en la final con 9,3750 puntos logrados.

El giro estilístico de Diablos Locos (17,6250 puntos: 9,0833 en la fase y 8,5417 en la final) y la consolidación musical de Mamelucos (17,3125 puntos: 9,2500 en la fase y 8,0625 en la final) se hicieron con la segunda y tercera mejor calificación, si bien ambas formaciones bajaron con respecto a las eliminatorias. En una final con altibajos en lo que respecta a la preparación de los grupos participantes, y que logró superar el nivel de las dos ediciones anteriores en el Estadio Heliodoro Rodríguez López, el máximo galardón en Presentación recayó en la fantasía de Los Mamelucos, Vaya panda de skaters, diseñada por Javier Torres. El segundo premio fue a parar a los integrantes de Diablos Locos, autores del diseño Trónico desde el 71 y sigo tan campante, segundo premio, mientras que el tercero reconoció la creación de Santi Castro para Los Bambones, que concursaron ataviados de Payaso Bambón 12+1.

Las protestas a la voz de “tongo, tongo” no sonaron entre el público murguero que, ya casi por tradición, cuestiona el veredicto del jurado cada año. El cambio en el sistema de votación esta edición ha beneficiado a aquellos grupos que consiguieron un trabajo más completo y disciplinado a la hora de presentarse con cuatro temas perfeccionados, dos para la fase y dos para la final (de hecho, fueron los que mayor puntuación sacaron en las respectivas eliminatorias). Debido a ello, dos de las grandes damnificadas y cuyo esfuerzo mereció colocarlas en el cuadro ganador fueron Triqui-Traques y Triquikonas con 16,4792 (8,7500 de fase y 7,7292 en la final) y 16,1875 (8,3750 de fase y 7,8125 en la final) puntos, respectivamente.

Además de los galardones anteriormente reseñados, la madrugada de ayer sábado también se entregaron: el premio La sonrisa de un niño a El Draguito; el premio Jorge González Palmero a la mejor percusión fuye para Ni Pico-Ni Corto; el Premio Borja Reyes al mejor director recayó en Arabella Matos de Hechizadas; y finalmente el Premio Tom Carby a Triquikonas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.