“No me acuerdo prácticamente de nada”

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Soraya Rodríguez, Reina del Carnaval 2013. | SERGIO MÉNDEZ

Solo los que conocen y entienden la realidad intrínseca de las artes escénicas son conscientes de que las fronteras que dividen los géneros son tan frágiles que en ocasiones la comedia se convierte en la sonrisa de la tragedia. La joven Soraya Rodríguez Castro (Granadilla de Abona, 1991) es, desde la madrugada de ayer jueves, la alegría del drama. La nueva Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, un trono agridulce por el accidente acaecido en el transcurso de la Gala con Saida Prieto (representante de Parque Bulevar y DIARIO DE AVISOS), destaca “la magia” con que vivió su proclamación.

Y es que, a pesar del sentido trágico que el destino jugó en esta coronación, ha decidido adoptar la vulnerabilidad que conllevan las situaciones dramáticas con sentido común. “Todo, en general ha sido triste, pero solo deseo a Saida que se recupere pronto”. A Soraya Rodríguez se le nota la emoción posterior a la coronación, “un momento mágico, a pesar de los nervios”, aunque reconoce que de los tres minutos y medio que estuvo sobre el escenario mostrando la fantasía al jurado y al público su mente solo tiene un recuerdo en blanco. “No me acuerdo prácticamente de nada, duró muy poco, es un momento de mi vida que aparece cortado”, admite.

Tanto, que “de hecho salió por la puerta que no era”, añade entre risas Santi Castro, diseñador de la fantasía ganadora, quien, ya curtido en esta competición, suele advertir a sus candidatas “que disfruten de esos tres minutos y medio porque en ellos no solo se juegan que lo desfilen bien o mal, sino que no van a volver a vivir una experiencia como esta”.

Cierto es que el colectivo de diseñadores del Carnaval se esfuerza cada año en construir fantasías innovadoras y dignas de la fiesta chicharrera, rivalizando entre ellos, pero también son conscientes de que el título de Reina no recae solo en el traje creado sino que una parte importante de la valoración del jurado tiene mucho que ver con cómo lo ha presentado la aspirante.

Suerte que el Volare de Soraya Rodríguez hizo despertar al público presente en el Recinto Ferial el viernes de su letargo. Ante la pregunta de si su lograda puesta en escena había sido preparada con anterioridad, la respuesta de la nueva monarca es contundente: “Sí, por supuesto”. “Llevaba un tiempo ensayando, para lo que me aprendí la letra de la canción e hice la coreografía hasta que lo tuve bien”. Todo ello, obedeciendo las directrices del responsable del diseño, de quien la ya Reina del Carnaval sabía “que le daba importancia a la candidata” en sus trabajos.

Natural del sur de Tenerife, esta joven relata que su relación con la Gala de la Reina del Carnaval se reduce a los años que su abuela la sentaba delante del televisor para ver la majestuosidad de estas creaciones. “Me quedé impresionada cada vez que iba al taller de Santi al comprobar todas las cosas nuevas que ideaba y me asombraba con su imaginación”, explica.

Bajo la aparente serenidad de las jóvenes coronadas, Soraya se erige contra los tópicos y no está asustada por ser la protagonista del Carnaval. “Estoy muy contenta y lo voy a disfrutar”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.