“No puedes encasillar la imaginación, debe volar”

N. G. | Santa Cruz de Tenerife

El diseñador Santi Castro durante la entrevista. | SERGIO MÉNDEZ

“La imaginación de los diseñadores vuela, no la puedes encasillar”. Seguro, consciente del valor artístico de su trabajo y entusiasmado, Santi Castro (Santa Cruz de Tenerife, 1963) defiende la libertad y el riesgo creativos que este 2013 materializó en Volare, diseño ganador del título de Reina del Carnaval. Ante una realidad en la que los productos, ya sean mercantiles, culturales o de ocio, precisan de una reinvención para convertirse en sociales, el diseñador define el triunfo logrado junto a Soraya Rodríguez la madrugada de ayer jueves en el Recinto Ferial como “popular”.

En esta ocasión, el diseñador tinerfeño abandonó el colorido propio del Carnaval para aventurarse en un proyecto arriesgado, un diseño monocromático en blanco y plata: Volare. Una estructura de unos 200 kilos de peso, aproximadamente, que cautivó no solo al jurado designado por el Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas sino también al público asistente que aplaudió la decisión tomada.

Cuatro títulos de reina y otros tantos de damas de honor dan buena cuenta de la calidad inventiva de la última década de trabajo de Santi Castro. Conocido por el excesivo celo con el que mantiene en secreto sus diseños carnavaleros, sabía que participaba con una fantasía con opción a premio, pero, de acuerdo con cómo ha ido el desarrollo de este concurso en los últimos años, lograr el premio no dependía solo de él. Advierte, por ello, que “se está reduciendo a dar más protagonismo a la chica para que no pierda majestuosidad”. Así, la directriz más importante que transmitió a la joven reina fue que todo dependía de cómo desfilara. “Puede ser un traje ganador, pero en este traje la gente tiene que fijarse en cómo lo transmitas con serenidad y elegancia; lo importante es que a la gente solo le apetezca mirarte a ti”, le decía.

Son varios meses de trabajo que solo cuentan con tres minutos y medio para ser admirados y examinados, un proceso que este año ha desvelado que la calidad de los materiales usados por los diseñadores se ha reducido considerablemente. A juicio de Castro, “se tiene que notar el hecho de que las casas comerciales no ponen mucho dinero. Hay que reciclar porque si no, no sacamos diseños. Aunque siempre defiendo que no podemos cerrar el grifo a la otra rama económica de los trajes de reinas, es decir, a las modistas o establecimientos donde compramos plumas y galones. Si tenemos trajes genera turismo y el turismo revierte dinero a la ciudad -afirma. Nosotros también movemos economía”.

Con palabras racionales, Santi Castro espera que lo sucedido el miércoles el en backstage de la Gala “haya sido un susto y que Saida se reponga rapidísimo” y ofreció su “apoyo a los diseñadores Cavi Lladó”, pero al mismo tiempo demandó “que no debe restar protagonismo a la nueva Reina”. “Desafortunadamente, lo que ocurrió fue triste pero en este caso encontramos un equipo de gente profesional detrás del escenario que reaccionaron a tiempo”, concluyó el diseñador.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.