El Coso, metáfora del Carnaval

NANA GARCÍA | Santa Cruz de Tenerife

Antes de que caiga el telón de la presente edición del Carnaval de Santa Cuz de Tenerife, las murgas, comparsas, rondallas, agrupaciones musicales y coreográficas, personajes, reinas y diseñadores parecen haber acabado siendo “un fenómeno semejante a la lluvia, en el cual cada gota adquiere sentido si viene rodeada de otras gotas” (Andrés Trapiello). De tal manera que cada uno de estos elementos, unido a la aportación del público y la espontaneidad del pueblo tinerfeño, conforman un todo metafórico de la fiesta de la máscara que ayer finalmente cobró sentido en la presente edición.

Esta celebración tuvo su colofón con la celebración del Coso Apoteosis, que ayer propagó el ambiente de Don Carnal durante más de tres horas y media ante decenas de miles de personas que aprovecharon el día festivo para respirar la purpurina y palpar el maquillaje tanto en directo como a través de la pantalla televisiva.

A pesar del frío, el viento y la amenaza de lluvia, y tras el dramático accidente acaecido el miércoles pasado durante la celebración de la Gala de Elección de la Reina del Carnaval el que resultó herida de gravedad la candidata Saida Prieto, la querencia de los chicharreros por su fiesta hizo que al fin Don Carnal llenara de ritmo, color e ilusión dos de las vías nucleares de la celebración, las avenidas de Francisco la Roche y Marítima.

No estaban todos los que son, pero sí fueron todos los que quisieron estar. Ante cientos de miles de miradas curiosas, de asombro, incluso tedio, el Coso Apoteosis dio comienzo ayer martes de Carnaval, tal y como estaba previsto, a las 16.00 horas, con dos claras protagonistas: una, la belleza, personificada en la Reina 2013, Soraya Rodríguez, quien al fin, acompañada por el reconocido diseñador Santi Castro, pudo lucir ante los chicharreros la fantasía ganadora, Volare, diseñado por Saliarca Creativos en representación del Centro Comercial Meridiano; y la otra, la solidaridad, representada por la candidata de Parque Bulevar y el grupo de comunicación DIARIO DE AVISOS, Saida Prieto, ingresada en la Unidad de Quemados del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, a quien muchos grupos y participantes dedicaron pancartas y carteles deseándole ánimo y una pronta recuperación.

En este sentido, cabe destacar sobremanera la Agrupación Musical Siboney, a la que pertenecen María Carolina Hernández Padrón y Víctor Manuel Díaz Lladó, diseñadores de la fantasía de Saida Prieto que ardió en llamas y que resultaron heridos al socorrerla, cuyos componentes lucieron -sobre la fantasía diseñada por Cavi Lladó con el título Guardianes de un imperio perdido- una camiseta serigrafiada con los nombres de los tres afectados y el lema “estamos con ustedes”. Entre ellos se encontraba Naomi Cabrera, modelo y la candidata de Cavi Lladó para Parque Bulevar y DIARIO DE AVISOS del año 2012, que también quiso demostrar públicamente su apoyo.

CAOS MODERADO
Murgas, comparsas, agrupaciones musicales, carrozas, rondallas, reinas y damas de honor, coches engalanados, grupos coreográficos, disfraces premiados, personajes del Carnaval llegan en tal cantidad, en tan moderado atropello, con tanta aceleración, que a muchos de los espectadores les resulta imposible fijarnos en ninguno en especial.
A pesar de que el Organismo Autónomo de Fiestas y Actividades Recreativas hizo enormes esfuerzos por controlar el desfile en lo que respecta a agilidad y orden acompasado, la anarquía y transgresión de Don Carnal llevaron, en ocasiones el desfile a una sucesión de personas disfrazadas corriendo o bailando con grandes espacios sin cubrir entre grupo y grupo o grupo y carroza.

Como decana de las murgas de la Isla, la Afilarmónica NiFú-NiFá abrió la cabalgata carnavalesca a paso firme. Tras sus 40 componentes, la Reina resplandecía ante los aplausos con los que el público le regaló su tardío reconocimiento.

Las nueve comparsas del Carnaval capitalino -incluida Los Cariocas, primer premio de Interpretación y segundo de Presentación, y de la que es componente Saida Prieto- abrieron la marcha con diferentes ritmos de entusiasmada batucada para dar paso, posteriormente a las carrozas de las cuatro damas de honor -Chloe García Poole, Regina Ramos, Leticia Ramos e Irene Martínez- entre las que el Ayuntamiento decidió intercalar los primeros premios del concurso de murgas adultas y los de las agrupaciones musicales (Bambones, Chaxiraxi, Diablos, Caña Dulce, etc.). El siguiente bloque estuvo dedicado a los más pequeños, es decir, murgas infantiles, grupos coreográficos, así como la Reina infantil, Marta Santana Rodríguez, y sus seis damitas. Fue en este momento cuando la marca redujo considerablemente su intensidad, que no terminó de recuperar con el siguiente bloque, en el que las seis rondallas del Carnaval, la reina de los mayores, Francisca Pérez Lemes, y sus damas, acompañadas por algunas agrupaciones de la Tercera Edad.
Con el ocaso, el desfile posterior incluyó murgas adultas intercaladas con agrupaciones musicales, carrozas con candidatas no premiadas, así como agrupaciones no inscritas en el Carnaval chicharrero como la procedente de Bolivia, la Agrupación Lírica La Zarzuela, y finalmente las carrozas y coches engalanados, incluido el bus turístico. Una exaltación de caos a todo color que culminó con una exhibición pirotécnica que ponía fin a la fiesta.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.